viernes, 23 de noviembre de 2012

Rebeldes con causa... De Alguna Manera...


Rebeldes con causa...

 'La voz de su amo.' Martín Sabbatella. Dibujo: Pablo Temes.

Gobernadores y dirigentes ya muestran un desafío leve. El cristinismo, en su laberinto y sin liderazgo.

El cristinismo carece de conducción estratégica y se quedó sin candidato presidencial. Ese olor a fin de ciclo obligó a la liga de gobernadores peronistas a recuperar protagonismo y autonomía. La rebelión en la granja está en ciernes. La ineptitud de muchos funcionarios y la ansiedad inexperta de La Cámpora los lleva a cometer torpezas seriales apañadas por Cristina. A José Manuel de la Sota le regalaron lo único que no tenía: visibilidad. Aumentaron su nivel de conocimiento público, que era su mayor debilidad en todas las encuestas. Una vez más lograron el efecto contrario al que buscaban. Con Scioli ya habían caído en el mismo error. Mientras más ministros le pegaban, el gobernador de Córdoba más crecía. Le subieron el precio en lugar de dejar que girara en falso.

Pero hay más chisporroteos con otros jefes territoriales del justicialismo. El jujeño Eduardo Fellner ya no sabe qué hacer para frenar a Milagro Sala y sus muchachos, que le arman futuras listas de candidatos por afuera de su estructura. Daniel Peralta en Santa Cruz sufrió algo parecido, pero demostró que el poder de daño de Cristina ya no tiene la misma potencia. Lo acusaron de lo peor: de espiar a la presidenta de la Nación. Y no pudieron voltearlo. Allí anda Peralta, desafiante, autodefinido peronista y nunca kirchnerista, abrazado a estibadores de Puerto Deseado, lejos del acto de Cristina en El Calafate. De paso dijo que el intendente del lugar en el mundo de Cristina era “un mendigo de dádivas”.

El caso de la agrupación DOS (Daniel o Sergio, ¿se acuerda?) es paradigmático. Ya no temen mostrarse una y otra vez juntos y sonrientes en actos no kirchneristas. El Gobierno nacional tuvo que calmar sus ímpetus destituyentes. Parece haber comprendido que sin tener de su lado a Scioli y a Massa en Buenos Aires están condenados a una derrota nacional en 2013. Y eso los embarca en un vuelo turbulento hasta 2015. Los otros cuatro distritos en importancia ya los dan por perdidos. En algunos, el cristinismo puro podría llegar a salir tercero:

1) Córdoba: El oficialismo provincial, con Juan Schiaretti a la cabeza, peleará, según todas las encuestas, por el primer lugar con el juecismo y el radicalismo. Chicanero, el ex gobernador dijo que los operarios mecánicos silbaron a la ministra Giorgi porque pagan impuesto a las ganancias y la renta financiera está exenta.

2) Santa Fe: Binner-Barletta encabezarían la lista que mide apenas por encima de la que liderará Miguel Torres del Sel.

3) Capital: Gabriela Michetti gana en todas las opciones y en segundo lugar aparece Pino Solanas, que tal vez consiga el respaldo de todo el Frente Amplio y hasta del radicalismo.

4) Mendoza: Asombran en su propio partido los números de intención de voto que tiene Julio Cobos.

Tal vez esto explique el perfil bajo cero de Gabriel Mariotto, los elogios del camporista Santiago Carreras y que José Ottavis se haya puesto a trabajar para sacarle leyes al gobernador.

¿Se terminó el látigo o ya casi no duele para los sciolistas? El seminario que hizo ayer La Juan Domingo a pocas cuadras de la Casa Rosada es todo un símbolo. En otro momento hubiera sido leído como un desafío imperdonable. En esta ocasión fueron convocados para exponer todas sus críticas tres símbolos del peronismo que hace mucho rompió con los K: Jorge Sarghini, Jorge Remes Lenicov y hasta Roberto Lavagna, que no pudo concurrir por problemas personales pero que estaba dispuesto. Daniel Scioli aseguró frente a esos dirigentes que “la lealtad es un camino de ida y vuelta” y todos entendieron.

Otro dato inédito fue la fiereza con que Alberto Pérez cruzó a Martín Sabbatella. Por radio, y en medio de la discusión por el paro docente encabezado por Roberto Baradel, lo acusó de jugar para el partido “Nuevo Desencuentro” y aseguró que “ningún manual de ciencias políticas dice que quien sacó el 55% de los votos debe debatir con quien logró apenas el 5%”. Estaba hablando de Sabbatella, que hoy es el principal ariete que tiene Cristina en la única batalla que la ocupa, que es la del 7D contra Clarín. Subrayo: ese castigo provino del jefe de Gabinete y la persona de mayor confianza de Scioli.

El peronismo que todavía sigue acompañando al Gobierno (Julián Domínguez, Florencio Randazzo, Juan Manuel Urtubey, entre otros) ya reconstruyó los puentes que habían roto con sus compañeros que están en la vereda contraria. Cada vez son más frecuentes las reuniones y los intercambios de información con Lavagna, Alberto Fernández, Julio Bárbaro, Jorge Busti, Enrique Thomas, Francisco de Narváez, Graciela Camaño, Alberto Iribarne, Jesús Cariglino y Hugo Moyano, que pasado mañana clavará en el lomo del Gobierno la primera banderilla de un paro nacional al kirchnerismo.

El peronismo tiene una sola lealtad: el poder. Por eso está en asamblea permanente y en estado deliberativo. A todos los une la inquietud por la falta de un candidato ganador para reemplazar a Cristina y les molesta que la Presidenta los quiera conducir a través de los muchachos que militan en “La Máximo”, como dicen con mordacidad.

El aparato propagandístico de ayer en el Luna Park, los fondos de una caja cada vez más flaca, el freno de la economía y la falta de iniciativa han abierto más preguntas que certezas de victoria.

El gobierno de Cristina salió en bloque a castigar a José Manuel de la Sota, que simplemente pidió diálogo, que le paguen la deuda, y que propuso que los trabajadores no paguen Ganancias. Obvio: fue ovacionado por los obreros mecánicos y la ministra Débora Giorgi recibió algunos silbidos. Luego llegaron las presiones. A la empresa Renault para que repudie al gobernador o se atenga a las consecuencias de las demoras burocráticas para habilitar el nuevo modelo. Y a Ricardo Pignanelli, que sacó una solicitada inflamable contra De la Sota acusándolo de cobarde e irresponsable. Antes había dicho que los peronistas no deben pelearse en público. Dos preguntas: ¿desde cuándo Giorgi es peronista? ¿Sabe que el jefe del Smata Córdoba es el actual ministro de trabajo de De la Sota?

El delincuente y barrabrava Richard apareció en una foto con Néstor Kirchner, lo que no quiere decir más que eso. Pero integró la agrupación kirchnerista Hinchadas Unidas Argentinas. Sin embargo, los medios adictos recibieron la orden de vincularlo a Hugo Moyano y el aire de la tele se llenó de operaciones. Falta candidato y conducción, pero sobra manipulación extorsiva.

© Escrito por Alfredo Leuco y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el sábado 17 de Noviembre de 2012.
Publicar un comentario