miércoles, 4 de marzo de 2015

Remolcadores de Mar para nuestra Armada Argentina... De Alguna Manera...

Personal argentino destacado a Rusia para recibir los súper-remolcadores…


Está previsto para la última semana de febrero, el envío a Rusia de aproximadamente 70 oficiales y suboficiales de Flota de Mar de la Armada Argentina. En el puerto de Murmansk (1486 kilómetros al norte de Moscú), estas personas recibirán los cuatro grandes remolcadores clase Neftegaz adquiridos a principios del año pasado, para la Marina, de una empresa rusa de servicios marinos offshore.

Un equipo de militares argentinos ya se encuentra en territorio ruso, siguiendo de cerca cursos, desde la segunda mitad de 2014, preparándose especialmente en las áreas de propulsión y de casco de los buques, con el fin de que puedan cumplir con cruce seguro de unos 40 días hasta la Base Naval Puerto Belgrano (a unos 650 km al sur de Buenos Aires), su destino inicial.

Además de ser "presentados" a sus nuevos barcos - más de 81 m de largo, 16,3 m de ancho y 2.723 toneladas de desplazamiento - los miembros sudamericanos de la tripulación participarán en viajes de corta duración con tripulación mixta con personal ruso, para familiarizarse con la maniobra de las unidades.

Plataformas

La clase Neftegaz es más grande - o más pesado - que la mayoría de los barcos de la flota de combate argentina (corbetas y submarinos), sólo superado por el destructor tipo 42 de origen británico de  "Hércules" (ahora convertido en un buque de transporte de Infantería de Marina) y por las fragatas Meko 360, de origen alemán, que en la Armada platina fueron reclasificados como destructores.

El viaje de la flota de remolcadores a la Argentina también se hará por los equipos mixtos (argentinos y rusos). La expectativa es que los barcos lleguen a Puerto Belgrano al final de este semestre.

Construidos por un astillero polaco entre la segunda mitad de 1980 y el comienzo de la siguiente década, los Neftegaz están desde hace unos diez meses en el centro de una controversia internacional, debido al misterio que el Ministerio de Defensa argentino mantiene sobre el verdadero propósito de su adquisición.

Equipados con casco reforzado, lo que les permite operar en aguas heladas, los barcos están diseñados para mover y  reposicionar plataformas petroleras. La venta a la Armada Argentina, pronto dio lugar, en Inglaterra, la sospecha de que los militares de América del Sur podría eventualmente llegar a usarlos para tratar de interceptar y capturar las plataformas de exploración petrolera que Gran Bretaña lleva a la costa al norte de las Islas Malvinas con el fin de iniciar la extracción de petróleo se encuentra en los fondos marinos.

Investigación

El Ministerio de Defensa de Brasil sigue de cerca este asunto de los súper remolcadores desde la segunda mitad de 2013, cuando los argentinos negociaban el traspaso de buques. En Brasilia la investigación estuvo a cargo de la Subjefatura de  Inteligencia Estratégica (SCIE) del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, en ese momento comandada por el almirante de escuadra Carlos Augusto de Souza (más tarde jefe del Estado Mayor General de la Armada).

El almirante Carlos Augusto - que ahora es miembro de la Corte Superior Militar - llegó a la conclusión de que los argentinos querían estos barcos para operar con eficacia en las aguas cerca de la zona de exclusión marítima delimitada por los británicos en todo el archipiélago malvinense.

Incluso en 2013, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inició diversos estudios de los recursos biológicos y geológicos de las zonas marítimas de la costa patagónica (Proyecto Pampa Azul).

En la segunda mitad del año pasado, después, con su silencio que contribuyó a un verdadero tiroteo de versiones y acusaciones internacionales, el Ministro de Defensa de Argentina, Agustín Rossi, dijo que los remolcadores se utilizarán solamente como unidades de apoyo logístico, patrulla y seguridad de la vida humana en el mar, reemplazando cuatro viejos avisos (todos mucho más pequeños que los barcos rusos) construidos en los Estados Unidos durante la segunda guerra mundial.

Según una fuente a la que accedió Poder Naval  en Argentina, los buques de clase Neftegaz serán desplegados para reforzar la campaña de suministro de bases argentinas antárticas durante el verano y, sobre todo, para patrullar el eje Ushuaia (capital de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur) -Base Petrel en la Isla Dundee en el península antártica.

Ushuaia está a 770 km de Port Stanley (Puerto Argentino), la capital malvinense; Petrel 600 km. Petrel, que estaba cerrada y tiene dos pistas (una con más de mil metros de largo), parece especialmente importante para Argentina. Tanto el propio ministro Rossi anunció su reapertura en diciembre pasado.

Baja velocidad

La solicitud de aclaraciones al Poder Ejecutivo por la importación de los buques Neftegaz se presentó el año pasado en el Congreso de la Nación por parte del diputado Julio César Martínez, del partido de oposición Unión Cívica Radical, y debidamente bloqueado por la bancada oficialista del Parlamento. Una petición en el mismo sentido fue enviada directamente a Jorge Capitanich, Ministro Coordinador del Gabinete de Ministros del gobierno de Cristina Kirchner, que tampoco ameritó una respuesta.

En todas sus interpelaciones (sin que implique que los barcos se pueden emplear para interceptar las plataformas en el servicio de las empresas petroleras británicas), Capitanich mencionó que las características de los barcos rusos no se parecen ni remotamente a los requisitos de un moderno buque de vigilancia en aguas azules, o de salvamento.

De acuerdo con el político radical, las embarcaciones no tienen instalaciones para recibir armas (incluso ligeras, como ametralladoras), o cubierta de vuelo para helicópteros, y mucho menos lugar para dar alojamiento a las víctimas de accidentes en el mar.

Además, existe el problema de la velocidad de las unidades, alarmantemente bajas para un barco de patrulla o de rescate marino.

Los buques pequeños de hace 70 años que los marinos argentinos utilizan hoy para patrullar sus aguas meridionales tienen nominalmente la condición de velocidad que alcanzan a los 12.5 nudos, puede llegar a 14 nudos y, en el mejor de los casos, llegar a los 16 nudos. Barcos rusos pueden alcanzar, en sus motores en pleno vigor, la marcha de 15 nudos, pero la velocidad de navegación de crucero es de sólo 8,5 nudos.

A pesar de que pertenecen a la misma clase, los cuatro super-remolcadores no son perfectamente iguales.

El Neftegaz 51 "y el" Neftegaz 57 "se clasifican como buques de Proyecto V92 / II; el "Neftegaz 61" y el "Tumcha" (antiguo "Neftegaz 71") como resultado de la V92 Proyecto / II modificado. Todos, sin embargo, son impulsados por un par de motores diesel Sulzer-Zgoda 6ZL 40/48, con una potencia total de 7.200 CV. Y aunque no son barcos nuevos, están bien equipados con respecto a los equipos de navegación y comunicaciones.

De acuerdo con Poder Naval se pudo determinar que cuando lleguen a la costa argentina, al menos dos de estos cuatro buques tendrán que ser llevados a dique de carena para ser sometidos a un nuevo período de mantenimiento. 

© Publicado el lunes 02/03/2015 por Nuestro Mar (Fuente: Podernaval.br. Adaptado al español por Fundación Nuestro Mar)




Publicar un comentario