domingo, 20 de octubre de 2013

Un repaso en el tramo final... De Alguna Manera...


Un repaso en el tramo final…


Lo que fue de las Primarias a hoy. La irrupción de lo imprevisto: desde la salud hasta los accidentes, la violencia contra el gobernador de Santa Fe. Las campañas, con menos sorpresas. Tendencias que parecen confirmarse. La disputa por las bancas: un dato central, que se dirime voto a voto. Dos bonaerenses que se leen ganadores con un mismo resultado.

Pasaron más de dos meses desde las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y resta apenas una semana para las elecciones generales. El antecedente de 2011, los análisis, las encuestas y los pálpitos de los protagonistas coinciden en trazos generales: se presume que no habrá cambios drásticos en las preferencias ciudadanas. El interés, como tantas veces en la vida o la política, estará en las cifras finas, los detalles, los bordes. Sobre todo en la composición de las dos Cámaras del Congreso Nacional. También en la ratificación de las victorias opositoras en los cinco distritos más grandes y los totales nacionales de las distintas fuerzas.

Entre agosto y octubre hubo mucha actividad del Gobierno, concretando medidas que incidirán en su gestión hasta 2015. Algunas consistentes con su marca, como el aumento del mínimo no imponible al Impuesto a las Ganancias, el cambio de escalas del monotributo, el Presupuesto de 2014. Otras que marcan un giro a formas de realpolitik económica como los arreglos con acreedores demandantes ante el Ciadi.

El blanqueo de capitales terminó con saldo muy inferior a las expectativas oficiales, hasta las menos optimistas. Se lo prorrogó aspirando a mejorar la cosecha de dólares.

La búsqueda de créditos de organismos internacionales para desarrollo no es novedad dentro del “modelo” pero sí lo es el énfasis dedicado en los tiempos recientes.

- - -

Lo inesperado: La realidad proveyó acontecimientos inesperados, dramáticos e influyentes en el mapa político. Sería prematuro y poco riguroso deducir su impacto electoral. Mencionemos los de mayor gravitación y menor predictibilidad.

- El hematoma cerebral de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la operación, su licencia con reposo estricto.

- El terrible accidente que sufrió el gobernador de San Juan José Luis Gioja, que sigue en estado preocupante.

- El atentado contra el gobernador santafesino Antonio Bonfatti, en su casa. Un episodio de violencia impune acaso único desde 1983 cuya tremenda magnitud es difícil exagerar.

- El accidente de trenes ocurrido ayer en la estación Once, otra vez en la línea General Sarmiento, que se describe en otras páginas de esta misma edición.

La política internacional aportó la reanudación del conflicto con Uruguay por la pastera UPM (ex Botnia). Seguramente su proyección inmediata se constriñe a Entre Ríos aunque es un hecho preocupante que trasciende a la provincia afectada. La escalada entre los dos países fue veloz. Se la cortó o frizó aun antes del percance de la Presidenta.

El gobernador Sergio Urribarri adoptó posiciones muy drásticas y antagónicas respecto del país vecino. Uno de sus rivales es Alfredo De Angeli quien fue uno de los vecinos de Gualeguaychú más activos en los bloqueos del puente internacional. El Melli de De Angeli es hoy candidato a senador nacional por el PRO. Se produce una situación curiosa porque el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, criticó acerbamente la postura del oficialismo nacional, en marcada diferencia con la postura histórica del “Melli” De Angeli. Habrá que ver si esas divergencias o las posturas acendradas de Urribarri alteran el cuadro pintado en agosto, muy auspicioso para el FpV.

Otro tanto ocurre con los acontecimientos antes evocados. Influirán en tiempos venideros, quedará por verse si modifican las tendencias electorales, demarcadas por las PASO y que tienen pinta de mantenerse estables, en sesgo general.

- - -

Campañas: No es sencillo ni tal vez posible sintetizar las campañas, que se despliegan en 24 provincias diferentes. Cualquier generalización deja aspectos sin abordar. Partidos y candidatos se reorganizaron a partir de las PASO. Cada quien atendió su juego en función de cómo le fue en agosto: mayormente los cambios fueron inversamente proporcionales al éxito en las urnas.

Los vencedores por márgenes amplios hicieron la plancha, cada quien a su manera. Descansaron sobre la inercia, confiando razonablemente en que el voto ganador propende más a atraer que a dispersarse. Los casos más notorios son los de Sergio Massa (Frente Renovador) en Buenos Aires, Gabriela Michetti (PRO) en Capital, Juan Schiaretti (peronismo federal) en Córdoba, Julio Cobos (UCR) en Mendoza y el socialista Hermes Binner en Santa Fe. Los sondeos sugieren que sus tácticas fueron efectivas y el pronóstico es que ampliarán el total conseguido y las ventajas sobre sus seguidores.

El Frente para la Victoria (FpV), que se alzó con menos votos que los que esperaba, enderezó algo sus campañas. En la crucial provincia de Buenos Aires, explican dirigentes y candidatos propios, se afinó el trabajo territorial. Sin optimismos desbordantes ni negadores de lo que se consigna en las líneas anteriores, se espera que el afán de intendentes y “aparato” supere el letargo previo a agosto, en promedio. ¿Cuánto pesaría ese aporte, si se concreta? He ahí una pregunta de cajón, que nadie puede contestar con datos certeros pero sí con percepciones calificadas. En el kirchnerismo se cree que con “las pilas puestas” los intendentes sumarán un granito de arena. El sentido común K proyecta un crecimiento de Martín Insaurralde, cuyo conocimiento público obviamente se expandió. Eso podría mejorar el total provincial y el nacional, sumar un diputado sobre el saldo virtual de agosto pero no evitar la derrota. Reducir la distancia es la módica esperanza real.

- - -

Provincialización decidida e impuesta: La idea de “provincializar” la campaña cundió templadamente en varios territorios. Cada cual con sus estilos y arrancando de situaciones muy divergentes. La Casa Rosada habilitó el tránsito, que en Buenos Aires supuso un aumento del protagonismo del gobernador Daniel Scioli. También centrar más el foco en “Martín”.

Claro que el factor más relevante que desplazó a la figura presidencial no fueron las tácticas sino la irrupción del problema de salud de la presidenta Cristina Fernández. El oficialismo se vio privado de su líder y principal figura, aquella respecto de la cual habrá un pronunciamiento colectivo. La provincialización “de facto” fue más rotunda que los cambios que la antecedieron y menos revisable en los tramos finales.

- - -

A contar bancas: El veredicto popular dejará muchos más saldos que la distribución de bancas en el Parlamento, pero es falaz olvidar que definirlas es el principal objetivo de las múltiples elecciones. Para el oficialismo es central sostener la mayoría propia en el Senado y la filo mayoría en Diputados que, trabajada a pulso en cada ley, le permite gobernar conforme su proyecto. Esa es la clave de la gobernabilidad, que primó en los diez años recientes. El bienio 2009-2010 fue un interregno de primacía opositora que no aportó calidad institucional, ni pluralismo bien entendido, apenas un empate bobo que poco construyó. Sus resultantes más conspicuas fueron la no aprobación de un Presupuesto nacional y la diseminación del conglomerado opositor.

La suma de bancas forzará el domingo próximo una mirada detallista, que seguramente insumirá mucho más tiempo que los resultados generales.

Los ejemplos sobre disputas voto a voto son abundantes. Se citan un par, con el solo valor de muestra. Sobre una se ha redundado en los medios nacionales: la tercera senaduría de la Ciudad Autónoma de la que algo se dirá líneas abajo. La otra es la de Mendoza donde solo se eligen diputados, como en 16 provincias de las 24.

Julio Cobos venció con holgura en las PASO. Desde todos los sectores políticos se da por consumado que tiene la vaca atada, quizás por un margen mayor. Ayer el diario Los Andes divulgó cinco encuestas de consultores de distintos “palos”. Concuerdan en los números gruesos. El ex vicepresidente, según ellos, superaría por veinte puntos o más a los candidatos del FpV. Tiene seguras tres de las cinco diputaciones que se renuevan y podría alzarse con la cuarta, según algunos pronósticos.

El FpV tiene segura una banca, la del cabeza de lista Alejandro Abraham y podría llegar a dos, lo que mejoraría su performance de cuatro años atrás.

Para la presuntamente irresuelta quinta banca podría terciar el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) cuyo candidato es Nicolás Del Caño. Llegó tercero en las Primarias y debe mejorar su caudal de votos para competir por la banca en cuestión.

El joven Del Caño no es un caso único. La izquierda aspira a regresar al Congreso y podría arrimar en varios distritos, incluidas Buenos Aires y la CABA. Días atrás obtuvo un apoyo record en las primarias salteñas para autoridades provinciales y municipales.

Diputados es la Cámara con integración más diversa y pluralista. El ingreso de legisladores de izquierda aportaría color a ese espectro. Para este cronista, el desembarco sería auspicioso. Sobre todo si esas fuerzas encontraran un camino más propio y menos atado a las políticas opositoras y al establishment que el que tentaron allá por 2008 y 2009, cuando el conflicto por las retenciones móviles.

- - -

Capital, Tucumán entre otras: El punto más abierto en la Capital, según las encuestas y la sensación térmica, es quién llegará a la tercera banca de senador por la minoría. La disputa enfrenta al senador Daniel Filmus por el FpV y al diputado Fernando Solanas por la coalición porteña Unen.

Al parecer, los guarismos finales dependen del corte de boletas que haya entre quienes se inclinen por Unen. La diputada Elisa Carrió, que tiene su reválida en el bolsillo le saca una diferencia de varios puntos a Solanas en los sondeos. Habrá que ver si se “corta” tanto en el cuarto oscuro como en las encuestas. Para agregar complejidad a la situación, la Capital amaneció empapelada con afiches que convocan a un voto ético, cortando a Michetti junto a Carrió. La diputada Graciela Ocaña, candidata a legisladora porteña, insinuó que esa opción (sumándola a ella como tercera) está entre las demandas que escucha a diario de “la gente”.

En Tucumán, se pondrá a prueba la tradicional supremacía del gobernador José Alperovich. Tendrá ventaja amplia sobre los radicales pero éstos podrían restarle un diputado mejorando apenas su acumulado en las PASO.

Los diferentes escenarios de una competencia definida en los grandes números no son exclusividad de las provincias mencionadas. Solo dan una pista acerca de los vericuetos del escrutinio del domingo 27.

- - -

Días que pasan: En la semana que pasó, la gestión de Gobierno no atravesó tropiezos. La ausencia política y pública de la Presidenta es subsanable en el corto plazo, tal parece. Los roles de los ministros y funcionarios varían y sus incumbencias crecen. Comenta con gracia una de las principales figuras del elenco oficial: “Cristina me llama dos o tres veces por día, cosa que no hace ahora. Pienso en lo que me diría, y actúo sabiéndolo”. El acto en la Plaza de Mayo, raro en su convocatoria tanto como en la ausencia de oradores, mostró la capacidad de movilización del kirchnerismo.

- - -

Vidas paralelas: Dos protagonistas bonaerenses, el gobernador Daniel Scioli y Massa, leen estas jornadas como auspiciosas para sus ambiciones futuras. Por lo menos uno de los dos se equivoca, porque ambos aspiran a ser presidente en el próximo período.

Hicieron su peregrinación al cónclave de IDEA donde supieron complacer al auditorio empresarial, a despecho de sus diferentes alineamientos. Massa no tiene empacho en ser complaciente en esos cónclaves, sintiéndose blindado por la protección mediática y sobre todo por el aura que le dan los votos conseguidos.

Scioli se desplaza a su modo zen, proclamando tanto su adhesión al Gobierno cuanto sus diferencias que son de estilo y de fondo. Al desgaire hizo dos anuncios sobre Cristina Kirchner: la primera sobre el resultado de la operación, la segunda sobre su eventual reaparición en el relanzamiento de una empresa tradicional. Dado el proverbial hermetismo de Olivos es imposible saber si la prerrogativa de tener información de Palacio (y alardear de ello) le fue concedida o se la arrogó.

Como fuera, los aludidos contendientes bonaerenses se “leen” vencedores el domingo 27. La versión de Massa es más obvia, pues descuenta que saldrá primero con un acumulado francamente estimable. Si se corroboran los pronósticos, el kirchnerismo no debería conformarse con señalar la identidad política y la indudable filiación ideológica de derecha de su challenger. También preguntarse por qué pudo interpelar a tantos bonaerenses de a pie, incluyendo muchos de sectores populares.

- - -

Pirómanos y tendencias: Van a cumplirse 30 de años desde la célebre quema de cajón cometida por Herminio Iglesias cerca del Obelisco porteño. Atribuirle a la torpeza de Herminio la derrota del peronismo en las presidenciales de 1983 se ha convertido en un tópico. Es placentero u holgazán pensar en causas únicas, que relevan de hacerse cargo de la complejidad de la historia. Sin embargo, es más certero pensar que la victoria del luego presidente Raúl Alfonsín reconocía muchas causas más raigales y se había construido de antemano. Por la historia previa, por los ’70, por la abismal diferencia de discurso y de trayectoria entre los candidatos, por la campaña completa.

Nadie pretende negar la incidencia de lo contingente en la historia ni el impacto de lo imprevisto. La reseña de lo ocurrido en estos dos meses insinúa cuántos acontecimientos sorpresivos y potentes pueden sucederse en un lapso breve.

Pero la lógica política, máxime en un sistema democrático estable como el actual, deriva de tendencias de la opinión pública, de los vaivenes de la gestión de gobierno, de “climas” que se construyen en años o meses antes que en horas.

Las actuales tendencias se develarán mejor en contados días, cuando el recuento de votos construya su parte del escenario hacia 2015. Algunas bazas se conocen, otras se destaparán. El juego, todo modo, continuará aunque con variaciones de las posiciones relativas de los participantes. Predecir de modo tajante su desenlace a dos años vista es tarea de astrólogos antes que de gentes de otras profesiones.

© Escrito por Mario Wainfeld el domingo 20/10/2013 y publicado por el Diario Página/12 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Publicar un comentario