domingo, 16 de febrero de 2014

Frente Progresista... De Alguna Manera...


Solanas y Giustiniani anticipan la interna: "Debemos definir el candidato en las Paso"…

Rubén Giustiniani y Fernando “Pino” Solanas vetaron a Macri en el armado de un futuro frente electoral para 2015.

Uno representa a Unen de la Capital y el otro al Partido Socialista de Santa Fe. Son partes de un interbloque de centroizquierda en la Cámara baja y trabajan para armar un frente progresista.

Los senadores nacionales Rubén Giustiniani (PS) y Fernando Pino Solanas (Proyecto Sur) reafirmaron que el nuevo espacio de centroizquierda que se está gestando en la Argentina debe definir a su candidato presidencial en internas abiertas y no a través de un acuerdo de las distintas fuerzas que integrarán esa alianza, aún en formación: socialismo, UCR, Proyecto Sur, Coalición Cívica y Libres del Sur. Asimismo, dejaron en claro que el PRO de Mauricio Macri no tiene cabida en el esquema progresista, rechazando así la idea de Elisa Carrió y el radical Oscar Aguad de incorporar al macrismo a la conversación de esa futura coalición.

Solanas y Giustiniani participaron el viernes en Rosario de un panel donde se discutió la política energética. En un intervalo de esa actividad, ambos senadores dialogaron con LaCapital sobre las chances de la centroizquierda para llegar al poder en 2015, formularon severas críticas al kirchnerismo y acusaron al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, de ser el representante del "pejotismo en el ocaso".

—¿La reunión del miércoles en Buenos Aires donde discutieron las bases de una futura alianza de centroizquierda fue la prolongación de la realizada en Rosario a fines de 2013?
—Solanas: Esta fue la reunión legítima. En la otra, la de Rosario, hubo un olvido, no me encontraron (risas) y tampoco a (Julio) Cobos. A nosotros nos pareció grave que no hayamos sido convocados, pero más grave aún fue que aparecimos convalidando la reunión sin estar plenamente informados. Así que después me reuní con Cobos en enero y convocamos a la unidad del espacio sin exclusiones. Frente a lo que trascendió en Rosario de que las candidatura se iban a consensuar, nosotros dijimos que el espacio se debe ajustar a la ley de las Paso. Nos tomamos un buen vino en mi casa y diez días después repetimos el encuentro en Mar del Plata. Vamos a impulsar esto que nació en Unen en Buenos Aires, donde se dirimieron las candidaturas entre ocho partidos, y no se rompió y tampoco nos agredimos. Hubo debates fuertes y después seguimos juntos. Tiene que haber unidad en la diversidad. Este espacio debe ser ejemplo de amplitud y tolerancia, como lo ha podido construir Chile o Uruguay con las fuerzas de centroizquierda.

—En esa reunión de Rosario se puso énfasis en la experiencia fallida de la Alianza. ¿Hasta dónde pesa ese karma en el armado de una futura coalición?
—Giustiniani: No pesa, porque hoy todo el Frepaso está con el actual gobierno. Lo importante sí es aprender que un frente primero debe tener éxito electoral, y para eso hay que respetar la reglas de las Paso. En segundo lugar, debe haber una coincidencia programática. Hay que tener diez puntos concretos que nos unifiquen, que hacen a la economía, a lo social, al manejo del Estado, transporte, obras públicas, salud, educación. Y, en tercer lugar, una fuerte vocación de unidad, que es lo que manifestaba Pino. Hay una perspectiva optimista en este espacio de que se puede llegar al 2015 con una alternativa de gobierno y que sea la sociedad la que defina las candidaturas. Yo veo buen clima entre los dirigentes, que se asientan en dos experiencias sólidas muy importante, que son el Frente Progresista de Santa Fe y Unen en la Capital Federal.

—¿Existe alguna posibilidad de que Macri se sume a este espacio?
—Solanas: No, ninguna. Nosotros tenemos un lema: coherencia, ética y proyecto.

—En caso de que lleguen al gobierno en 2015, ¿cuál es la situación que van a encontrar?
—Giustiniani: Está a la vista. Una situación muy seria de incertidumbre en lo económico y social. Hay que reconstituir la confianza de los argentinos en el país, que no se fuguen más capitales. No hay economía que aguante con dos o tres años seguidos con inflación de dos dígitos. No hay bolsillo de la familia trabajadora y de clase media que soporte esta coyuntura, donde los ingresos van por la escalera y los precios por el ascensor. Les vamos a hablar con la verdad a los argentinos, y un gobierno progresista debe establecer prioridades: salud, educación y generación de empleo.

—El kirchnerismo argumenta que el verdadero progresismo lo representa el actual gobierno con los índices de distribución del ingreso desde 2003 y con el inédito crecimiento económico.
—Giustiniani: Hablan de progresismo, pero devaluar, subir las tasas de interés, secar la plaza y aumentar los combustibles es un ajuste ortodoxo. Además, esos índices de crecimiento son relativos: la pobreza ha aumentado mucho en este último tiempo. Ese progresismo no se registra en los hechos concretos.

—Hay un apotegma que sostiene que el peronismo es el único que puede gobernar la Argentina. ¿Están decididos a romper con esto?
—Solanas: Algo objetivo es que este espacio que nace es segunda o tercera fuerza en la Argentina. Todo el pejotismo va muy dividido. Porque quien administró la Argentina en nombre del peronismo es en realidad el pejotismo, que es una estructura de poder para hacer negocios. En el PJ impera el cangurismo: el banco se empieza a hundir y saltan para otro lado. Un ejemplo de esto es el Frente Renovador de (Sergio) Massa, que es un rejuntado del ocaso del pejotismo. La sociedad está harta de mentiras, de la corrupción y de un nuevo pacto de impunidad. La gente pide una renovación y un recambio.

—¿Ve un escenario de ballottage en 2015?
—Solanas: Creo que sí y nosotros vamos a luchar para estar en segunda vuelta.

—¿Y contra quién o quiénes creen que van a competir?
—Solanas: No soy politólogo ni experto en el kirchnerismo, pero pareciera ser que quien tiene un respaldo más sólido es Scioli, que es de la provincia de Buenos Aires y no se la van a regalar entera a Massa. Pero nuestra misión es acabar con las divisiones. Argentina necesita remontar el big bang que va a quedar después del kirchnerismo. La situación es muy grave. Las reservas disponibles del Banco Central son menos de 17 mil millones de dólares, lo demás son encajes y préstamos de bancos extranjeros, no se puede contabilizar como plata fresca. Y de esos 17 mil millones de dólares, la mitad son letras intransferibles del Tesoro Nacional a tasa cero. Hay que reconstruir la confianza y la credibilidad. Esto es consecuencia de una piolada llamada Néstor (por Kirchner) que fue falsificar las estadísticas públicas.

—¿El gobierno no ha corregido esto con el nuevo índice de precios?
—Solanas: Eso lo creen solo ellos. Pero al menos es un paso adelante, porque difiere mucho de lo que decían antes, y eso es positivo. Por lo menos ahora reconocen que hay alta inflación.

—El gobierno le echa la culpa a los supermercados y a los formadores de precios por la inflación...
—Giustiniani: La madre de los problemas es la inflación, que el gobierno la desconoció por años. Pero mientras no exista un programa antiinflacionario y pongan parches como el de Precios Cuidados no se va a avanzar en el problema. Por eso, proponemos medidas concretas. Tenemos un proyecto en el Senado, que tiene estado parlamentario, que es eximir de IVA a los productos de la canasta básica de alimentos, que es quitar presión inflacionaria sobre los precios. Son medidas de fondo que no se están tomando.

© Escrito por Walter Palena el Domingo 16/02 2014 y publicado por el Diario La Capital de la Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe. 




Publicar un comentario