domingo, 7 de octubre de 2012

Ideología y autismo… De Alguna Manera...


Ideología y autismo…

CRISTINA Y DE LA RUA, dos formas de aislamiento.

Los extremos siempre tienen puntos en común. La decidida Cristina Kirchner y el indeciso De la Rúa no podrían ser ejemplos más opuestos. Sin embargo, algunos efectos de sus comportamientos pueden ser similares. Al autismo, en sentido político –nada que ver con los niños que padecen anomalías en sus conexiones neuronales–, se puede llegar tanto por la duda como por la certeza absoluta. La pérdida de contacto con la realidad también puede ser consecuencia de una visión ideológica tan estructurada que termine siendo una coraza impenetrable para las señales que día a día vaya emitiendo la realidad. Un conjunto de ideas blindadas carece de la porosidad necesaria para que ingrese lo exterior. Inmune a la influencia externa, se retroalimenta endogámicamente y se va alejando progresivamente del mundo.

La inteligencia no siempre da un salvoconducto frente al enloquecimiento, como lo demuestra la cantidad de grandes pensadores que terminaron en un hospicio o cayeron en el suicidio simbólico y hasta real algunas veces.

Los ecos de las respuestas de la Presidenta a los alumnos de las universidades de Georgetown y Harvard siguieron resonando una semana después de producidas porque mostraron ese costado irracional de Cristina Kirchner. La locura es un componente que en alguna medida toda persona debe tener para llegar a la presidencia pero, como se sabe, es la dosis lo que diferencia el veneno del antídoto, para que uno proteja y el otro aniquile.

No había nada tan incómodo de responder en las preguntas de los alumnos. Resulta ilustrativo comparar cómo Néstor Kirchner salió airoso de preguntas igualmente desafiantes en su última visita a universidades norteamericanas, hace poco más de dos años, en su caso en la Universidad de Columbia de Nueva York. (se puede ver el video en http://e.perfil.com/cfknestor) 

Cristina podría haber salido de los dos temas que la descolocaron diciendo que nuestra inflación era superior a la de los países vecinos porque también el crecimiento acumulado del PBI en la última década en Argentina había sido mayor que en el de los países vecinos. Que una mayor inflación era el efecto secundario de la medicina adecuada para un país que precisó crecer más rápido que el resto por haber padecido una caída del producto bruto en el default de 2002, que ningún otro país tuvo. Y sobre el cepo cambiario, que por ese mismo default de 2002, la Argentina carece de posibilidades de acceder al crédito internacional para financiar eventuales déficits de balanza comercial o fiscal, por lo que debe arreglarse con los propios dólares que genera el saldo de exportaciones menos importaciones y eso justifica las medidas restrictivas a la compra de divisas que los otros países latinoamericanos no precisaron implementar.

Respuestas discutibles desde el punto de vista ideológico y más aun técnico, pero hubieran sido coherentes con su pensamiento, sin provocar.

Al decir que si fuera cierto que en la Argentina la inflación es del 25% el país estaría explotando, la Presidenta cruzó una frontera que supera la conjetura del cinismo o la calificación de mentira para ingresar en el terreno del delirio por su evidente inverosimilitud. Y el análisis pasó a ser psicológico, y ya no político.

El todo o la nada son pares. La incontinencia y la inhibición son polos opuestos de patologías que comparten ciertas consecuencias. Esto no quiere decir que Cristina Kirchner vaya a terminar como De la Rúa, son marcos de poder totalmente diferentes, contextos diferentes, partidos diferentes y además la historia nunca se repite literalmente. Pero es interesante observar cómo por distintas vías ambos presidentes padecieron alguna forma de aislamiento, alguien podría decir que uno por exceso de poder y otro por falta.

La palabra autismo –nuevamente no en el sentido biológico sino en el psicológico– fue inventada por el psiquiatra suizo Eugen Bleuler (quien también acuñó la palabra esquizofrenia), tomando del griego auto, que quiere decir uno mismo. Cuando en política se la utiliza metafóricamente se apela a ese sentido de volverse hacia adentro, de encierro interno y clausura de la influencia exterior. Muchos caminos pueden conducir a alguna forma de reclusión intelectual. La soberbia produce alejamiento de los otros por superioridad. El misticismo conduce al recogimiento por entrega. La ideología, en sentido máximo, es una forma de religión. En ese sentido, como en el enamoramiento, hay una pérdida del sentido de la realidad, los hechos son leídos de forma que encajen con la teoría y no al revés.

Mañana, en un reportaje que publicará PERFIL, Roberto Lavagna le dice a Magdalena que hay personas que construyen castillos en el aire y otras que directamente se van a vivir a ellos, refiriéndose a la ficción del relato sobre la inflación.

Los ecos de las respuestas de Cristina Kirchner en las universidades norteamericanas no fueron tanto por los temas en cuestión sino por develar posibles problemas en la inteligencia emocional de la Presidenta. Se podría leer distinto el conflicto con la Gendarmería y la Prefectura, si se lo hace desde la perspectiva de una gobernante que está cada vez más sola, a la que nadie se anima a contradecir ni transmitir en profundidad noticias negativas porque se enoja con vehemencia en esas situaciones. La intolerancia a la frustración de quien comanda construye una organización acrítica que impide tanto atacar seriamente la inflación o el cepo cambiario como la forma de resolver los problemas de liquidación de los sueldos de las fuerzas de seguridad.

La desprolijidad y la descoordinación de algunas acciones del Gobierno podrían ser fruto de esa distancia sacra que hay entre sus funcionarios y la Presidenta más que de las verdaderas dificultades que tienen los problemas que hay que solucionar.

La cuestión sería la forma en que se atacan los problemas más que los problemas en sí. Lo mismo que se vio ante las preguntas de los alumnos de Harvard y Georgetown, ejemplo que quedará en el inconsciente colectivo del carácter presidencial.

© Escrito por Jorge Fontevecchia y publicado por el Diario Perfil de la ciudad Autónoma de Buenos Aires el viernes 5 de Octubre de 2012.


Publicar un comentario