domingo, 6 de noviembre de 2016

Fragata A.R.A. Libertad (Q-2), su regreso… @dealgunamanera...

Fragata A.R.A. Libertad (Q-2), su regreso…


Arribó esta mañana a Dársena Norte completando su XLV Viaje de Instrucción. La llegada estuvo colmada de emoción, alegría e interminables abrazos. Lo invitamos a ver el video.

© Publicado el sábado 05/11/2016 por el periódico Gaceta Marinera de la Ciudad de Punta Alta, Provincia de Buenos Aires.

Con un intenso sol de fondo y gran cantidad de autoridades navales, familiares y amigos, se vio llegar esta mañana al buque escuela fragata ARA “Libertad”, escoltada por las lanchas patrulleras ARA “Río Santiago” y “Punta Mogotes”, y acompañada por decenas de veleros que surcaban el Rio de la Plata.

La ceremonia de arribo estuvo encabezada por el Presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri; junto al Ministro de Defensa, Julio César Martinez; la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; y el Jefe de Estado Mayor General de la Armada, Almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur, entre otras autoridades militares y civiles.

La última amarra quedó firme a las 10:30 hs en el puerto metropolitano y, una vez colocada la planchada, el Presidente Macri saludó a toda la tripulación con palabras de agradecimiento “por haber representado a todos los argentinos con tanto profesionalismo y respeto”.

Minutos después se realizó la foto institucional con todos los Guardiamarinas, para luego dar paso a la emoción, cuando la tripulación rompió filas para reunirse después de seis meses de navegación con sus familiares y amigos. Con ojos llenos de lágrimas, sonrisas abiertas, globos, pancartas y carteles de todos los colores, más de 1.500 personas se acercaron desde diferentes puntos del país a recibir a los marinos que oficiaron de embajadores en todo el recorrido.

Habían zarpado una lluviosa mañana de sábado y desde aquel 23 de abril comenzó el periplo que recorrió 20.776 millas náuticas (unos 38.500 kilómetros) y tuvo una navegación efectiva de 133 días, mientras que permaneció 63 días en puertos de América y Europa.

Fueron más de seis meses de navegación bajo el comando del Capitán de Navío Ignacio Martín Errecaborde, con una tripulación de 27 oficiales, 192 suboficiales y 132 oficiales alumnos. Entre los últimos viajaron 117 Guardiamarinas en comisión pertenecientes a las Promociones N° 144 y 145 del Cuerpo Comando Escalafón Naval; N° 79 y 80 de Infantería de Marina; N° 100 y 101 del Cuerpo Profesional Escalafón Intendencia, además de invitados de Institutos de formación de la Armada (Escuela Nacional de Náutica, Nacional Fluvial y Liceos Navales); de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires; Instituto del Servicio Exterior de la Nación; y Fuerzas Armadas nacionales y de países vecinos como Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

El itinerario incluyó 15 puertos de 10 países extranjeros, 6 del continente americano y 9 europeos: Recife (Brasil); Baltimore (EEUU); Norfolk (EEUU); Nueva York (EEUU); Amsterdam (Holanda); Brest (Francia); Liverpool (Inglaterra); Dublin (Irlanda); Ferrol (España); Toulon (Francia); Civitavecchia (Italia); El Pireo (Grecia); Cádiz (España); Río de Janeiro (Brasil) y Montevideo (Uruguay).

Desde las primeras horas, un clima cargado de ansiedad por el arribo, se percibía en cada rincón de Dársena Norte. Entre los miles de expectantes estaba Silvia, madre del Guardiamarina en Comisión Lucas Castillo, que llegó con su marido, sus dos hijas embarazadas, su madre y muchos amigos de su hijo. “Lucas se enteró en el viaje que sus hermanas estaban embarazadas asi que esto es muy emocionante. Yo estoy feliz y muy orgullosa”, dijo Silvia.

Carlos, el padre de la Guardiamarina en Comisión Melisa Sardinas, viajó con mucho sacrificio desde Salta capital. La buscó entre la multitud hasta que por fin la encontró. “Una emoción me embargaba. Sufrí porque no pude despedir a mi hija cuando salió la fragata”. Han pasado casi diez meses desde que no se veían, por eso hoy el reencuentro fue muy especial. El recibimiento estuvo acompañado por un poncho salteño con la leyenda: “la salteña que cambió los cerros por el mar”.

Encuentros y reencuentros

Finalmente el regreso a casa se concretó y las familias volvieron a recibir a ese hijo, a esa novia, papá, mamá, primos, sobrinos, nietos, hermanos, amigos. Algunos pequeños tuvieron su primer encuentro con su papá. Así fue como Sergio Darío Segura, Cabo Segundo Comunicaciones, conoció a Ema Delfina, su segunda hija, que nació el pasado 29 de mayo. También se reencontró con su esposa Silvia y su hija mayor. “Este viaje vino con muchas alegrías. La más linda de todas es que con Silvia fuimos papas. La familia se sigue agrandando, ahora somos cuatro. Brisa Guadalupe, la mayor de cuatro años, y ahora Ema Delfina la pequeña, que ansiosa por llegar al mundo se adelantó un poco porque la esperábamos para junio”, contó emocionado.

Ezequiel Herrera, Cabo Segundo Informático, quien llegó a la fragata por tener uno de los mejores promedios en la Escuela de Suboficiales de la Armada, también compartió la misma experiencia de paternidad estando a bordo, con la diferencia de que en su caso fue papá por primera vez. Contó que comparte su vida con Marianela desde hace seis años y hoy se sienten orgullosos de Tobías del que dicen, es igualito al papá. “El parto fue programado, así que estaba más que atento esperando la noticia. Estábamos en el taller charlando con un compañero cuando recibí la noticia. El Segundo Comandante me avisó y me felicitó porque había nacido Tobías. Y me dijo que todo había salido bien. Así que muy feliz”, aseguró.

Similares historias, encuentros y emociones vivieron el Cabo Segundo Cocinero Mauricio Maita al conocer a Gael Mauricio; el Cabo Primero Electricista Rómulo Germán Taritolay cuando vio por primera vez a Brenda; y el Cabo Segundo Mecánico de Sistemas Cristian Barco, que lloró al estrechar en sus brazos por primera vez a Sara Sofía. El Cabo Segundo Operaciones Generales Franco Nicolás Pringles, si bien vio nacer a Ema Mailén pocos meses antes de la zarpada, tuvo que recibir noticias de sus primeras palabras y pasos por videos y fotos, por lo que para él la emoción también fue incontenible. Todos ellos fueron especialmente saludados por el presidente Mauricio Macri y felicitados por la misión cumplida.

Las mamás también fueron de las más emocionadas al desembarcar y reencontrarse con sus hijos, como Juana Beatriz Quiroga Suboficial Principal Meteoróloga, que corrió entre sollozos a abrazar a sus “niños” como ella los llama. Abajo esperaban con la misma ansiedad Federico y Rodrigo, de 22 y 19 años, respectivamente. Admite sonriendo que sus hijos ya son grandes pero agrega que “para una madre siempre van a ser chiquitos. Se los extraña mucho, su compañía, las charlas, compartir momentos rutinarios. En estos meses pasaron muchas cosas, por ejemplo a Federico lo tuvieron que operar de urgencia de apendicitis. No fue nada, pero para una madre estar lejos en esos momentos es muy difícil. Igualmente sé que estaban muy bien cuidados con su papá y eso me tranquilizaba”.

Sobre la experiencia en la fragata, Juana contó que “fue excelente. Una está acostumbrada a pronosticar para su país, lo que es el hemisferio norte y Europa es diferente. Si bien uno lo ha estudiado y se guía por libros, vivirlo es otra cosa. Me llevo mucha experiencia. Muchas cosas para transmitírselo a mis compañeros por si alguna vez les toca esas rutas. La verdad que muy bueno”.

La fragata ARA “Libertad” continuará amarrada en el puerto de Buenos Aires, donde comenzará sus balances y tareas de realistamiento de cara al próximo viaje de Instrucción.




Publicar un comentario