miércoles, 14 de enero de 2015

Socios para Huracán... De Alguna Manera...

Trato hecho…

Juan Pelotari y el Grosso Cial se conocieron hace más de un lustro caminando por Luna hacia el Palacio. Se reconocieron a un cordón de distancia entre el empedrado y la vereda. Un cordón que no separa, sino que junta nuestro lugar con el enfrente. Y no hay quien enfrente la realidad exitosamente si no contempla otras opciones a las ya conocidas. Y se pierden en dos colas distintas para entrar a ver al Globo: la de socios y la de simpatizantes.
Son millares de gargantas las que nombran HURACÁN, cuando ese gol faltando un minuto para terminar en 1o tiempo, nos funde en el abrazo con el otro. Y con otros, otras y otritos que aspiran al pitazo salvador para gozar de un entretiempo tranquilos porque vamos arriba en el clásico. Y esa incómoda manera de sentarse que generan las multitudes los vuelve a juntar a Juan y al Grosso. El intercambio de opiniones es desordenado y generoso, altisonante y risueño; no solo para ellos sino también para los compañeros de escalones. Así es la Bonavena.
Una tribuna política y tribunera. Donde siempre se forman dos bandos: uno, eternamente mayoritario que quiere dar la vuelta. Otra vuelta pero en 1era. El otro, menos nutrido pero por eso no menos tenaz, que asegura que el campeonato del Globo es alcanzar 25 o 30.000 socios. Y no hay acuerdo, sobre todo con el reinicio y ese rebote tan fortuito para ellos, los de enfrente, que sin merecerlo llegan al empate.


Juan Pelotari entonces, sintiéndose con más autoridad que nadie, grita a los cuatro vientos aquello de “hay que poner más, hay que poner a los pibes del Club”. Pobre Juan, en su indignación no hace otra cosa que dejarle picando la pelota al Grosso Cial, que sin aprovecharse de la situación le dice: “Dale cantemos más fuerte que a estos se lo damos vuelta “ y así agarrados gritan junto a estas 30.000 personas que de ser socios, lo que darían vuelta seria la historia.
¿Y ese chiquilín desgarbado? ¿Es el mismo que le brillaban los ojos mirando la tienda de la sede social cuando salía de taekwondo y alguien convenció de probarse al baby en la canchita de Urquiza? Esta imparable… y olé,olé,olé …que le pasa hoy a este chico? Parece que está en los genes, es bisnieto de Quemeros, acotan desde el paravalanchas de arriba. Ahí abajo ese golazo, que mañana es la tapa de los diarios, nació de la pared que empezamos a construir en la Quemita, asegura el Grosso. Y el carnaval de abrazos rojos y blancos es interminable. Tan así, que no termina ni desandando Luna hasta la pizza y la cerveza por Caseros. Donde se comprueba que la esperanza nunca se pierde. Menos aún el Verde Esperanza. El Grosso Cial le dice entonces a Juan Pelotari antes de pedir la cuenta, si se dio cuenta. ¿De qué? – respondió Juan. De la cantidad de gente que espera a la gente que sale da la cancha. Esos también son hinchas. ¿Te imaginas si los del Centenario, los del Ojotazo al Obelisco, y tus amigos que salen de la cancha de ver el partido, se hicieran socios? Seríamos imbatibles en el Ducó.

Una herradura repleta de asociados. La Miravé, la Popular y la Alcorta, las tres juntas alentando al equipo y a la vez ayudando al Club, argumenta el Grosso Cial. ¿Cómo hacemos? replica Juan. Escuchando a todos, sumando mucho y peleándonos poco, la fórmula perfecta para reconstruir la identidad, explica didácticamente el Grosso.
Juan embriagado por el triunfo y algún brindis de más, le pide que sea más claro. Dice entonces el Grosso: Nos miramos a la cara y estrechamos las manos, luego nos sentamos en CIRCULO, les ponemos un poco MAX de onda y para demostrar que GRANDE SE NACE, gritamos bien fuerte DALE GLOBO y nos vamos PUHM para arriba a bordo del globo de JORGE NEWBERY en busca de la estrella número 13. Hay que aprovechar la energía que produce la unión y proponer un trato. El buen trato. En el que pueda confiar el Pueblo Quemero. Ese que establece que el socio es mucho más hincha de HURACAN que el simpatizante. ¿Por qué? Porque nunca abandona y así sostiene la identidad de su gran amor… ¿Me entendés Juan? ¡Claro Grosso!, ¡TRATO HECHO! ¡¡¡El lunes paso por la sede!!!
Se van juntos del boliche al son del “SOY QUEMERO” imaginando el hijo de quién tendrá el CARNET 30.001. QUE NO ES POCO.
3.000.000 DE LATIDOS... 300.000 VOCES... 30.000 SOCIOS
HACÉ UN TRATO URGENTE CON TU IDENTIDAD QUEMERA

© Publicado el 05/01/2015 por Departamento de Prensa del Club Atlético Huracán de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Publicar un comentario