martes, 22 de enero de 2013

Hasta siempre, Guillermo Nimo… De Alguna Manera...


Hasta siempre, Guillermo Nimo…


Guillermo Nimo.

Se caracterizó por su alto perfil, tanto como árbitro como cuando incursionó en radio y televisión. Falleció ayer, a los 80 años.

Se fue un personaje típicamente porteño, de esos que dejan huella. Una figura entrañable del fútbol argentino, tanto por su personalidad como por las polémicas que generó dentro y afuera de la cancha. Nunca pasó inadvertido, con sus coloridas corbatas y una boquilla diferente para fumar cigarrillos. Afectado por problemas cardíacos, el ex árbitro Guillermo Nimo falleció en la madrugada de ayer en el Sanatorio Otamendi de Capital Federal, donde había sido intervenido quirúrgicamente. Se le había hecho una angioplastía, tras sufrir una descompensación en su casa. Tenía 80 años (había nacido el 22 de febrero de 1932) y más allá de su paso por el arbitraje, se lo recordará con la frase que patentó para cerrar sus críticos monólogos de fútbol: “Por lo menos así lo veo yo”.

Nimo fue arquero y llegó a jugar algunos partidos en la reserva de Huracán. Enseguida, descubrió su pasión por el arbitraje. Se inició en 1953 cuando tenía 23 años y fue uno de los mejores de su camada, siendo elegido habitualmente para dirigir los clásicos más importantes. Sin embargo, en 1968 quedó envuelto en una polémica que seguirá vigente. El 22 de diciembre, en la cancha de San Lorenzo, jugaban River y Vélez por el triangular que definía el Campeonato Nacional. Empataban 1-1 y River buscaba la victoria para ser campeón. Luis Gallo, lateral de Vélez, desvió con la mano en la línea del arco una pelota y Nimo no sancionó el evidente penal, por una infracción previa de Jorge Recio al arquero José Marín. Una semana después, tras ganarle 4-2 a Racing, Vélez se consagró campeón por primera vez en su historia. Su despedida del referato se dio el 15 de marzo de 1970, en el duelo que Lanús venció 4-3 por penales a Atlético Palmira de Mendoza por la Copa Argentina.

Luego, Nimo fue seducido por la televisión. Fue promotor de los primeros partidos de fútbol femenino en los que dirigía con un llamativo atuendo de color rosa. Su elevado perfil y estilo polémico lo llevaron a ser panelista varios años en programas como “Tribuna Caliente”, “Polémica en el Fútbol”, “Misión Fútbol” y “Botineras”. Tuvo uno propio programa en radio, “Nimo no perdona”. En la década del 90, cobró relevancia al participar en “La noche del domingo”, con Gerardo Sofovich, donde popularizó la “Perla Blanca” y la “Perla Negra” para destacar al mejor jugador de cada fecha y al de peor desempeño, respectivamente. Además, ofrecía inefables fijas de turf, asesorado por un amigo al que sólo identificaba como “El gran Pirincho”.

También incursionó en el cine, en las películas “Gran valor” (con Juan Carlos Calabró en 1980) y “Esa maldita costilla” (con Susana Giménez en 1999). Participó en el videoclip “La Guitarra” con Los Auténticos Decadentes en 1995. Y obviamente fue “El Nimo” en dos capítulos de “Alejo y Valentina”, una serie animada creada por software que emitió la cadena MTV.

Su última aparición pública fue el 18 de marzo de 2012, para comentar el empate 1-1 de San Lorenzo y Colón en el “El Show del Fútbol” por el Canal América. Sus restos serán cremados y a pedido suyo, sus cenizas serán esparcidas en el Hipódromo de Palermo.

© Publicado el domingo 13 de Enero de 2013 y por el Diario Clarín de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.



Publicar un comentario