domingo, 22 de mayo de 2016

Una canción de rock para Ringo Bonavena… @dealgunamanera...

Una canción de rock para Ringo Bonavena…


Se suele alardear de la estrecha relación que existe entre la literatura y el boxeo. Hemingway, Norman Mailer, Jack London, Joyce Oates, Cortázar, Bukowski, entro otros autores, le han rendido tributo a la coreografía de los puños a través de sus letras. Pero el pugilismo también es ritmo y melodía: música. Compás, tono, métrica, con sus reglas y escalas interpretadas en tiempo real. Armonía que cuando es bien tocada, igualmente a una buena canción, nos remueve nuestras fibras más sensibles.

© Escrito por Ivánn Piña el sábado 21/05/2016 y publicado en http://izquierdazo.com de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


La banda argentina de rock, Las Pastillas del Abuelo, lanzaron el año pasado un disco nombrado El barrio en sus puños, en el cual crearon doce canciones que narran cronológicamente la vida de Oscar Ringo Bonavena. Esta es una versión llamda Huracán en Patas, cantada por el vocalista de dicha banda, Piti Fernández.

Bonavena comenzó a boxear en el Club Atlético Huracán, que tiene en su equipo de fútbol a un cuadro con más de cien años de historia en Argentina. Ringo era un declarado hincha de Huracán, por eso la canción está repleta de referencias al equipo apodado "El Globo". Más allá de la camiseta, esta es una narración muy poética transportada en una melodía llena de nostalgia que enchina en la piel. Un boxeador necesita solo dos guantes y un contrincante para hacernos vibrar. Un músico a veces solo ocupa una guitarra y tres acordes.


Sos esa bebida añeja que degusta un jubilado
en una cancha de bochas con amigos del pasado.
Sos la cara de Gardel que hace facha en un afiche
festejando con su risa ocurrencias de boliche...

Sos el tango que hizo Manzi por las calles de Pompeya.
Sos tributo en epopeyas y consuelo de tristezas.
Viajo tango recitales, son insulto tempestades
de aquella doña barriendo rezagos de carnavales...

Sos el pibe enamorado de aquella piba de quince
que con sus ojos de lince observaba obnubilado
el globo que viaja al cielo a buscar a Bonavena
Ringo regresa a su barrio, lo esperamos en La Quema...

La escuelita de domingo, maestro que me enseñó
no faltar jamás a clase en el palacio Ducó...

La enfermedad que provoca epidemia de ronqueras
gargantas al rojo vivo, angina y pasión quemera.
Viejo tango recitales, sos insulto tempestades
de aquella doña barriendo rezagos de carnavales...

Sos el pibe enamorado de aquella piba de quince
que con sus ojos de lince observadora obnubilado
el globo que viaja al cielo a buscar a Bonavena
Ringo regresa a su barrio, lo esperamos en La Quema...

Somos del barrio del barrio de La Quema…
Somos del barrio de Ringo Bonavena…


Publicar un comentario