viernes, 2 de octubre de 2015

A 91 años del Gol Olímpico… @dealgunamanera...

El Gol Olímpico…


El 2 de octubre de 1924 el delantero de la selección argentina Cesáreo Onzari convierte el primer gol olímpico.

A los 15 minutos del partido amistoso que en la cancha de Sportivo Barracas sostenían las selecciones argentina y uruguaya de fútbol, el delantero de Huracán Cesáreo Onzari hace efectivo un tiro de esquina, con tanta fortuna que la pelota entra directamente al arco sin haber sido tocada por ningún otro jugador.

A raíz de que la selección uruguaya de fútbol acababa de obtener el título olímpico, la afición dio el calificativo de "olímpico" a ese raro tipo de gol.

Los goles olímpicos no se ven muy a menudo en el fútbol actual. Pero ése tipo de tanto tuvo su nacimiento en Argentina y fue hace exactamente 91 años. Este 2 de octubre se conmemora el aniversario del gol de Cesáreo Onzari directamente de córner, que entró en la historia no sólo del fútbol nacional sino mundial, porque nadie lo había hecho hasta el momento.

La cita era el partido internacional entre Argentina y Uruguay en la vieja cancha de Sportivo Barracas, ubicada en Iriarte y Luzuriaga, en un encuentro que también es recordado porque fue la primera vez que se instaló en una cancha de fútbol el alambrado perimetral (que también se llamó luego alambrado olímpico) debido a la cantidad de público que había presente.

Tras ganar la medalla de oro en París 1924 -hasta ése entonces el torneo de fútbol más importante-, el seleccionado uruguayo vino de gira al país para jugar un amistoso, que quedó en la historia por el gol de Onzari y que maravilló a todos los presentes.

El partido lo ganó la selección 2-1, y si el alambrado y el gol tenían relación con la palabra olímpica, aquella jornada también se comenzó con la rutina de dar la vuelta olímpica, ya que los orientales dieron una vuelta alrededor de toda la cancha antes del partido para festejar su logro en París. 

Onzari había nacido futbolísticamente en Huracán, donde debutó a los 18 años y se convirtió más adelante en compañero de Herminio Masantonio y Guillermo Stábile.

Luego de su muerte en 1964, una de las tribunas del estadio Tomás Adolfo Ducó pasó a tener su nombre como homenaje.

© Publicado el viernes 02/10/2015 por http://deportv.gov.ar

  
 



















Publicar un comentario