domingo, 14 de mayo de 2017

Para "vivir" en C.A.B.A. se necesitan $ 32.442,44... @dealgunamanera...

Por la inflación, una familia necesita más de $ 1.000 por día para vivir en la Ciudad.

Una familia porteña de clase media de cuatro personas necesita más de $1.000 diarios para pagar sus gastos.

La canasta de alimentos y servicios para un matrimonio con dos hijos en el ámbito porteño se ubicó en $ 32.442,44 en abril.

© Escrito por Natalia Muscatelli el domingo 14/05/2017 y publicado por el Diario Clarín de la Ciudad Autónoma e Buenos Aires.

Un nuevo informe sobre los ingresos que necesita tener una familia tipo que vive en la Capital Federal para cubrir la totalidad de sus gastos, llegó a la conclusión de que esa cifra asciende a unos $ 1.000 diarios.

Con lo cual, para el mes de abril, esta canasta de alimentos y servicios para un matrimonio con dos hijos en el ámbito porteño se ubicó en $ 32.442,44.

El cálculo corresponde a la asociación de consumidores Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (CESyAC) a pedido del Ente Regulador de los Servicios Públicos porteño.

El resultado de los gastos de esta canasta difiere de las mediciones oficiales, básicamente porque este sondeo toma en cuenta los consumos de un grupo familiar que alquila la propiedad donde vive, e incluye, además otros gastos típicos de una familia de clase media que no están ponderados en las mediciones más conocidas.

Por ejemplo, la Canasta Básica Total (CBT) del INDEC, que marca la línea de pobreza de los hogares, ascendió en marzo, a $ 14.090,52. Esta canasta mide a alimentos, servicios, movilidad y la indumentaria mínima que una familia de dos adultos y dos menores requiere para no caer debajo de la línea de la pobreza.

En el caso de la medición del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la erogación mensual llega a los $18.686,47, en el caso de una familia tipo que es propietaria de la vivienda. En cambio, no está disponible el gasto de la misma familia que paga un alquiler.

Según la medición del CESyAC, el cómputo del gasto mensual de la canasta se desglosa de la siguiente manera: el 21% ($7.082,92 mensuales en promedio) se destina a los productos de consumo masivo: alimentos y productos de limpieza, higiene y tocador. Y el restante 79% ($ 25.359,52) se destina a los servicios que demanda el hogar y quienes lo habitan.

Estos últimos (los servicios), a su vez, se dividen en cuatro grupos: el primero engloba los gastos del alquiler e impuestos de la vivienda (expensas 19%, ABL 3% y alquiler 78%). El segundo, los servicios para la vivienda (internet 36%, agua 8%, luz 7%, gas 8%, cable 38% y telefonia fija, 3%).

El tercer grupo está vinculado al gasto en los servicios de las personas, como las cuotas de un colegio privado subvencionado (32%), medicamentos (2%), cuotas del club para los niños (17%), medicina privada (45%) y celulares (4%).

El último grupo, contempla los gastos de transporte. Entre ellos, taxis (8%), colectivos (10%), combustible (28%) y seguros (54%) teniendo en cuenta que esta familia tiene un auto de 10 años de antigüedad.

Para elaborar esta medición, según explica Fernando Barrera, uno de los directores del Ente porteño, “se tomaron en cuenta los consumos de una familia de clase media o media baja, que es la que predomina en la Ciudad de Buenos Aires”, señaló.

También es necesario aclarar que la medición muestra un promedio pero los precios en la zona Norte claramente resultan más caros que en la zona Sur de la ciudad”, sostuvo Barrera.

En el informe surgen brechas de precios muy amplias (que llegan al 150%) entre productos iguales comprados en distintos barrios e hipermercados.

Cuando se le consulta a Barrera sobre la alta incidencia que muestran en la canasta los servicios respecto de los productos de consumo masivo, explica que de ese modo “se ve reflejado el alto impacto de los servicios en la composición de la canasta, especialmente en los últimos meses. Básicamente a partir de la mayor inflación en los costos que en la demanda”, consideró.

Los aumentos tarifarios que empezaron a aplicarse en 2016 revirtieron el escenario que mostraba los costos de los servicios mucho más bajos en el área metropolitana que en el resto del país. Por otra parte, si bien el costo de esta canasta acusó una suba del 1,59% en promedio respecto del mes anterior (marzo), los artículos de consumo masivo subieron en promedio 0,46% y los servicios lo hicieron en 1,91%.

Según los datos del CESyAC, en marzo la canasta completa costaba $ 31.993,75, mientras que en abril de 2016, doce meses antes de la última medición conocida, esos productos y servicios que necesita una familia por mes alcanzaba los $ 23.158,97.

Esos datos históricos muestran que las dos variaciones mensuales más significativas ocurrieron en mayo de 2016, cuando se produjo un salto de 8,8% respecto de abril de ese año, y en noviembre de ese mismo año, cuando se produjo un incremento de los precios del 7,8% respecto del mes anterior.


Publicar un comentario