sábado, 27 de mayo de 2017

Andrés Percivale. Q.E.P.D. @dealgunamanera...

Falleció Andrés Percivale, un referente de la televisión…

Meditación. Retirado de los focos de la TV, la práctica del yoga ocupó el centro de su vida. Foto: Cedoc

Tenía 77 años y batallaba contra un cáncer de pulmón. Sus colegas destacaron su profesionalismo y calidez.

Aunque se retiró de la televisión hace algunos años, Andrés Percivale forma parte de su historia, en especial, por haber integrado el equipo de un noticiero que marcó un hito en la televisión argentina. Después vinieron otros ciclos pero Telenoche fue una bisagra por su propuesta para contar las noticias. Antes de su primera emisión por el entonces Canal 13, los integrantes de ese equipo se “entrenaron” durante seis meses produciendo noticias como si salieran al aire.

Era entonces una televisión que no disponía de los medios tecnológicos actuales, pero sí presupuestos que en caso de Telenoche fueron determinantes para realizar coberturas como la que Percivale realizó en Vietman o durante el Mayo francés o la que su “eterna compañera” de equipo, Mónica Cahen D’Anvers hizo cuando el hombre llegó a la Luna, por citar apenas tres ejemplos. 

Finalizado ese exitoso y prolongado noticiero, la conducción fue el camino que tuvo a Percivale como protagonista de otros ciclos  que combinaron temas de información general y “vida cotidiana”. También tuvo una  faceta como actor. Trabajó en películas como Juan Manuel de Rosas y Un elefante color ilusión, y como Mónica, también hizo telenovela. Ayer, ella  dijo sobre él en declaraciones a TN: “Era maestro, arquitecto, era divino, un ser humano adorable.

No era de enojarse, él se adaptaba a todo (...) Eramos un dúo que se adaptaba a las circunstancias con gran facilidad. (...) “Hace un mes y medio me lo había cruzado en la calle, estaba simpático y con una sonrisa inmensa. Y hace menos de un mes hablamos por teléfono y me dijo que ahí estaba, que se estaba bancando. Me entristece que se haya ido, pero tuvo una vida maravillosa”.

Otros colegas que trabajaron con él coincidieron en los comentarios elogiosos y sobre todo, destacaron su calidez fuera de los sets de televisión.

El yoga ocupó en su vida el espacio que antes tuvo su profesión de periodista. Había llegado a practicarlo por un tema de salud y terminó siendo instructor. “Cuando meditás, parás los decibeles del pensamiento, dejás que entre ese cosmos y tenés toda la información que necesitás”, dijo en una entrevista en la que aseguro que el yoga era algo fundamental en su vida. “Es muy necesario para conectarme conmigo mismo y por eso decidí fundar un centro propio”.



Publicar un comentario