sábado, 22 de octubre de 2016

Para alimentar el relato macrista… @dealgunamanera...

Para alimentar el relato macrista…

Marcos Peña tendrá un límite del 10 por ciento para reasignar partidas aunque el kirchnerismo no había superado el 5. Imágen: DyN.

El Ejecutivo envió un proyecto al Congreso que establece un tope para la reestructuración de partidas por parte del jefe de Gabinete. Se pasa al 10 por ciento en 2017, 7,5 en 2018 y 5 en 2019. Se tratará en comisión la próxima semana.

© Escrito por Sebastian Abrevaya el sábado 22/10/2016 y publicado por el Diario Página/12 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Con el primer año parlamentario de Cambiemos entrando en su tramo final, el Poder Ejecutivo envió ayer tres proyectos de ley al Congreso con la expectativa de sancionarlos antes del 31 de noviembre. Se trata de una modificación a la ley de administración financiera para limitar los denominados “superpoderes”; la creación de un régimen de responsabilidad penal para las personas jurídicas por delitos contra la administración pública y un cambio en la ley de ART (ver nota aparte). 

Si bien el macrismo venía hace meses amagando con plantear el límite a la facultad del jefe de Gabinete para reasignar partidas, el proyecto llegó para su tratamiento recién ahora, mientras se debate el Presupuesto Nacional. Aunque no despertó rechazos, desde la oposición calificaron esta iniciativa como “marketinera” y advirtieron que en su artículo 51, el Presupuesto presentado por el PRO le otorga facultades extraordinarias a Marcos Peña, incluso superiores a las que ahora se restringen. “Lo que limitan por un lado lo dan por el otro”, aseguró el presidente del bloque del FpV, Héctor Recalde.

Con el ánimo de mantener en agenda su discurso de preocupación por la “transparencia”, el Gobierno envió al Congreso el breve texto de reforma de la ley de administración financiera. Se modifica el artículo 37, que en el 2006 había sido reformado por el kirchnerismo. La redacción vigente hasta ahora establece que “el Jefe de Gabinete de Ministros puede disponer las reestructuraciones presupuestarias que considere necesarias dentro del total aprobado por cada ley de presupuesto”. 

Si bien no existe un tope, fuentes del kirchnerismo remarcaron que la reasignación de partidas durante las gestiones del FpV siempre fueron por un porcentaje muy bajo, incluso inferior a la marca máxima que el macrismo establece ahora. La redacción propuesta para ese artículo fija una disminución gradual, de un máximo de 10 por ciento para el 2017, un 7,5 para el 2018 y un 5 por ciento para el 2019.

“Nosotros pedíamos la limitación de los superpoderes cuando éramos oposición y lo seguimos exigiendo ahora que somos oficialismo”, aseguró ayer el titular de la comisión de Prespuesto y Hacienda de la Cámara Baja, Luciano Laspina. El diputado macrista adelantó que la propuesta será tratada en comisión y que buscarán firmar dictamen el mismo día en que obtenga despacho de mayoría el Presupuesto 2017. Laspina señaló que el cinco por ciento de tope que se fijó para 2019 es el mismo que ya existe actualmente en la Ciudad de Buenos Aires.

En los fundamentos del proyecto firmado por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se recuerda que la modificación de la ley de administración financiera de 2006 se produjo para evitar, como se hacía hasta el momento, prórrogar anualmente la facultad de reasignar partidas que se daba en la ley de Presupuesto. “Se considera necesario propiciar la sustitución del artículo 37 de la ley a fin de posibilitar una situación de mayor equilibrio entre las facultades propias reservadas al honorable Congreso de la Nación y una razonable flexibilidad en la ejecución presupuestaria por parte del Poder Ejecutivo nacional”, aseguran en su mensaje Prat Gay y Peña.

Contentos por la coincidencia con su prédica republicana, los radicales respaldaron el proyecto. El radical Miguel Bazze consideró que “es un avance para recuperar las atribuciones del Congreso” y agregó que se debería avanzar hacia la “eliminación” definitiva.

Desde la oposición no cuestionaron específicamente el proyecto, sino que advirtieron sobre la actitud del macrismo. “Limitar este artículo no es opinable, lo que llama la atención es que lo haga el propio Gobierno porque él tiene la facultad de no extralimitarse de lo que considere racional. Además, es bastante marketinero porque por otro lado hay otras leyes que autorizan la reasignación”, aseguró la diputada Diana Conti. “Nosotros relegamos lo secundario para priorizar lo importante. Y lo importante ahora es el Presupuesto”, completó Recalde, en diálogo con Página/12.

El Bloque Justicialista, liderado por Diego Bossio, había denunciado que el macrismo había escondido en la ley de Presupuesto el otorgamiento de facultades extra para la cartera que conduce Peña. El artículo 51 de la previsión de gastos e ingresos le otorga al jefe de Gabinete la facultad de “crear unidades ejecutoras especiales para gestionar planes, programas y proyectos de carácter transitorio, pudiendo disponer de las partidas presupuestarias necesarias para determinar la estructura, el funcionamiento y la asignación de recursos humanos que correspondan”. “Con este artículo hay un super jefe de gabinete plus”, alertó Bossio hace 10 días.

Desde el macrismo explicaron que la reforma a la ley ya estaba lista desde hace un tiempo y que se envió ahora para que se tramite junto al presupuesto. Sin embargo, por lo bajo señalaban que el timming del proyecto coincide también con un momento en el que el Gobierno viene recibiendo algunas críticas de sectores no kirchneristas por una supuesta falta de compromiso en la lucha contra la corrupción.


Publicar un comentario