sábado, 2 de julio de 2016

Se me hace cuento. Carta de un león a Chico Novarro… @dealgunamanera...

Carta de un león a Chico Novarro… 

Dibujo: Hugo Horita

© Escrito por Marcelo Birmajer el viernes 01/07/2016 y publicado por el Diario Clarín de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Apreciado señor Novarro: soy un viejo león del zoológico, mi nombre es Clarence. Mi padre, que ya no nos acompaña, me contó que mi abuelo, el padre de mi padre, solía contarle una canción de su autoría, Carta de un león a otro.

Decía mi padre que mi abuelo no la cantaba ni la recitaba, se la contaba; en la infancia, para dormirlo o antes de dormir, y con el correr de los años, cuando el zoológico quedaba vacío, aun cuando no durmieran.

Aparentemente, fueron las últimas palabras que dijo mi abuelo a mi padre antes de morir. Y con toda certeza fueron las últimas palabras que me dijo mi padre a mí antes de su propia muerte: “cuídate hermano, yo no sé cuándo, pero ese día, viene llegando”.

Afortunadamente, yo ya no tendré que repetirle esas palabras a mi hijo: el día llegó. Dicen los humanos que la venganza es un plato que se come frío; pero los leones tenemos otro dicho: la esperanza es un plato que nunca se enfría.

Durante muchos años pensé en la venganza. Mi abuelo, mi madre y mi padre murieron en cautiverio. A menudo imaginaba una jaula abierta, por mera ineptitud, como la del oso de Moris, y escapar; antes de que me neutralizaran de un disparo, me comería a cuantos pudiera.

Pero esa puerta nunca quedó abierta. Como el genio de las Mil y una noches, juré que al primero que se dejara la puerta abierta, le perdonaría la vida. Luego, que le perdonaría la vida a él y a los primeros tres visitantes.

Pero con el correr de las décadas, enfurecí y me prometí que me comería a todos los que pudiera, comenzando por el empleado.

Sin embargo ahora que me abren la puerta oficialmente, sólo siento una inmensa calma, como nunca había sentido desde que nací.

Sospecho que mi diferencia con aquel genio de las Mil y una noches es que los genios de lámpara no tienen hijos.

Carta de un león a otro... (Chico Novarro)

Perdona hermano mío 
si te digo 
que ganas de escribirte 
no he tenido 

no se si es el encierro 
no se si es la comida 
el tiempo que ya llevo 
en esta vida 

lo cierto es que el zoológico deprime 
y el mal no se redime sin cariño 
si no es ...por esos niños que acercan su alegría 
sería más amargo todavía 

a ti te ira mejor , espero 
viajando por el mundo entero 
aunque el domador, según me cuentas 
te obligue a trabajar más de la cuenta 

tú tienes que entender ,hermano 
que el alma tiene de villano 
el no poder mandar a quien quisieras 
descargan su poder sobre las fieras 

Muchos humanos 
son importantes 
silla mediante 
látigo en mano 

pero volviendo a mi 
nada ha cambiado 
aquí desde que fuimos 
separados... 

hay algo sin embargo 
que noto entre la gente 
parece que miraran 
diferente... 

sus... ojos han perdido algún destello 
como si fueran ellos 
los cautivos 
yo se lo que te digo 
apuesta lo que quieras, 
que afuera tienen miles de problemas 

caímos en la selva de mármol 
y miren que piadosas manos 
su aire está viciado de humo y muerte 
y quien anticipar puede su suerte 

volver a la naturaleza 
seria su mayor... riqueza 
allí podrán amarse libremente 
y no hay ningún zoológico de gente 

cuidate hermano... 
yo no se cuándo 

pero ese día
VIENE LLEGANDO...

Carta de un león a otro. Intérprete: Chico Novarro.


Carta de un león a otro. Intérprete: Juan Carlos Baglietto.


Publicar un comentario