domingo, 28 de febrero de 2016

Huracán 1 vs. San Lorenzo de Almagro 1... @dealgunamanera...

El Ave Fénix…


Huracán empató esta noche uno a uno frente a San Lorenzo por la quinta fecha del Torneo de Primera División 2016 en el estadio Tomás Adolfo Ducó.

© Publicado el sábado 28/02/2016 por el Departamento de Prensa de Club Atlético Huracán. Fotos de Daniel Méndez y Maximiliano Day.

Último minuto, se escapa el clásico. Los incansables intentos del Globo por empatar el partido se derrumban ante la complicidad y los errores de Fernando Rapallini que inclinaron la cancha, los constantes golpes y faltas con los que San Lorenzo cortaba el partido.

Pero una tenia que entrar. Una. Esa que buscamos, que deseamos, que acosamos con locura hasta que llegó. Por izquierda, Luciano Balbi tocó para Alejandro Romero Gamarra quien paró la pelota, envió un centro un centro pasado y preciso para que Cristian Espinoza se la bajara a Ramón Abila en el corazón del área chica. En esa milésima se paró el corazón. Pero como un golpe de electricidad, de vida, de felicidad, la definición de Wanchope nos devuelve a la vida, a gritar con bronca y con enojo no por un punto sino porque así somos los Quemeros, ese es nuestro sentido de pertenencia, esa es nuestra identidad, no damos nada por perdido y nunca bajamos los brazos. Y así es este plantel. Unido, corajudo, aunado y fundido por las adversidades.

Sobre futbol, seré breve. El equipo de Pablo Guede convirtió en su primer tiro al arco. Una jugada aislada por derecha, concluyó con la estocada de Fernando Belluschi que le daba la inmerecida victoria a los visitantes. Por lógica, San Lorenzo se replegó atrás y esperó a poder concretar alguna de las contras que exhibían al Globo para estirar la ventaja pero le costó caro.

Huracán se levanta, se pone de pie, se vuelve a armar de donde no tiene. Se rehace a manos de sus hinchas, de sus socios, de su familia que le da fuerza, lo contiene y lo ayuda a renacer de sus propias cenizas, como hizo siempre, como el Ave Fenix.

Huracán: 1

Marcos Díaz, Carlos Araujo, Federico Mancinelli, Mario Risso, Luciano Balbi, Matías Fritzler, Mauro Bogado, Daniel Montenegro, Mariano González, Cristian Espinoza y Ramón Ábila. DT: Eduardo Domínguez

San Lorenzo: 1

Sebastián Torrico; Gonzalo Prósperi; Paulo Díaz, Matías Caruzzo y Emmanuel Mas; Enzo Kalinski; Fernando Belluschi, Néstor Ortigoza y Pablo Barrientos; Ezequiel Cerutti y Nicolás Blandi.
DT: Pablo Guede.

Cambios: Alejandro Romero Gamarra y Tomás Molina por Matías Fritzler y Mariano González.

Goles: 69′ Belluschi (SL); 93′ Ramón Ábila (H).

Árbitro: Fernando Rapallini

Estadio: Tomás Adolfo Ducó.

 
 







Venía caminando por Luna para el lado del Duco. Delante de mí iba Nachito, un gurrumín de unos 8 años junto al padre. Nachito le preguntó al padre:

-¿“Papá hoy los Cuervos seguro nos ganan, no?... 
-“Y, Nachito, ya te dije en casa que va a ser muy difícil”…
-“Papá yo no quiero que Huracán pierda con San Lorenzo”…
-“Yo tampoco. Pero hay que ir igual a verlos. Tuvieron un accidente, hay que apoyarlos. A Huracán lo queremos pase lo que pase, ¿o no?”
-“Si pá. Si pierde lo quiero igual.”

Huracán volvía a jugar el campeonato local y el destino quiso que el rival fuera el de toda la vida. Sin Toranzo, sin Mendoza, sin el capitán. Todos golpeados, mal. Pero claro, a Huracán todo sin pedirle nada. Como Nachito y el padre, al Duco. De entrada nomas Huracán le dejó muy en claro que si San Lorenzo le ganaba iba a ser con los pantalones en la mano. Nada le importó al plantel todo lo que le pasó.

Nada. Fueron al frente, se la jugaron como si fuera la última vez y estaba todo parejo. Pero en el segundo tiempo empezaron a pasar las cosas, Huracán siguió yendo al frente y ellos también. Y entró en escena el árbitro Rapallini. Ellos pegaron algunas y siempre cobraba para el visitante. Hasta que Ortigoza pega un codazo descalificador y el árbitro no lo expulsa, teniendo amarilla previa. Y El cuervo Caruzo le hace un penal a Wanchope y el árbitro no lo cobra. Y Risso hace un faul común a Matos (que creo que ni lo toca) y al árbitro le muestra la roja. Y los Cuervos, con todo inclinado a su favor, Beluschi convierte el gol que nos sentenciaba.

Es muy feo perder cuando no lo mereces. Si bien era sabido que a San Lorenzo lo vienen ayudando todos los partidos, es duro presenciar la injusticia justo en tu casa. Y con todas las que nos pasan. Y siempre todo en contra. Nunca, jamás, una para nosotros. Ellos tienen todo. Billetera, grandes jugadores, apoyo de la AFA y hasta el Papa es Cuervo. Pero El Barba es de Huracán.

Última jugada de la noche. La Joya le tira un centro a Wanchope y el genio la manda a guardar. Me lo quedé mirando al referí, que se quedó parado buscando algo que cobrar. No hubo forma, Rapallini. No hubo forma. Gracias al plantel. Muchas gracias. Por reponerse, por poner huevos, por jugársela como haría cualquier Quemero frente a un Cuervo.

A vos, ex 30: Ni te quise nombrar desde que volviste. Pero con 36 años te la jugas como si fueras un pibe. Estás perdonado, Rolfi Montenegro.

Este empate sobre la hora con 10 jugadores y contra de todo marcó que Huracán está vivo. Dedicado al pato Toranzo y a Diego Mendoza que vieron al Globo desde la platea con todas sus dolencias y al capitán Nervo. La moral de este plantel y cuerpo técnico solo se la puede definir con una palabra: emocionante.

Gracias.

Imagino la cara de Nachito y la del padre caminando por Luna, a la vuelta. Aguante Huracán.

© Escrito por Juan Petrucelli el sábado 28/02/2016, un ex alumno del Profesor ©apomasi en la Fundación de Altos Estudios en Ciencias Comerciales. 






Publicar un comentario