martes, 26 de enero de 2016

Mercado de Motos en la Argentina... @dealgunamanera...

Los fabricantes de motos apuestan a que el mercado vuelva a arrancar en la segunda mitad del año... 
Las terminales locales prevén un crecimiento de la demanda de modelos urbanos de mayor cilindrada.

© Escrito por Sofía Diamante el lunes 25/01/2016 y publicado por el Diario La Nación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

2016 promete ser un año de transición para el mercado de las motos en el que las empresas deberán adaptar y reacomodar sus planes para volver a arrancar. Como toda industria dependiente de insumos importados, la liberación del cepo es una caricia para las terminales locales que en los últimos tiempos sufrieron una limitación en su capacidad de producción. A la posibilidad de importar se sumó el efecto positivo de la baja en el impuesto que alcanzaba los modelos más caros. Las buenas noticias, igualmente, no llegaron para compensar el impacto que tuvieron en la demanda los aumentos de precios tras la devaluación de diciembre, aunque en el sector se descuenta una recuperación de las ventas para la segunda mitad del año.

La devaluación de enero de 2014 ya había golpeado al sector que cayó de un récord de más de 700.000 unidades vendidas en 2013 a apenas 484.000 el año siguiente y a 479.000 en 2015. Para este año se espera un nivel de ventas parecido, dado el contexto internacional y la situación económica actual. Sin embargo, las empresas aseguran que el mercado tiene un potencial de crecimiento enorme.

"Había varios frentes que se tenían que modificar como el cepo, que dejó de ser un problema, y la tasa impositiva que era muy distorsiva", indicó Lino Stefanuto, presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam). "La restricción de divisas complicaba los pagos a las casas matrices. Por suerte se solucionó y la deuda que estaba atrasada se va a ir regularizando", agregó.

La consultora Abeceb sostiene que la imposibilidad de las marcas de acceder a las divisas para el pago de importaciones había afectado negativamente la producción los últimos períodos, ya que la industria utiliza casi un 70% de componentes que no son fabricados localmente.

"El sector venía limitado por la situación de la oferta. Este año se espera que se normalicen los problemas y las marcas se recuperen. La demanda es la que se verá más afectada debido al ajuste cambiario que impactará en los precios de las motos y el aumento de las tasas de interés que encarecerá el crédito y hará aumentar la cuota mensual comparada al salario", detalló Gonzalo Dalmasso, economista de Abeceb.

Honda Motors fue una de las empresas más golpeadas por la restricción al dólar y por las limitaciones a la importación: "Bajamos un 30 por ciento las ventas y también cayó nuestra participación de mercado porque no podíamos comprar piezas del exterior para abastecer a nuestra planta local. Ahora tenemos una mejor perspectiva para 2016 con resultados palpables en la segunda mitad del año. El panorama es más claro y con el fin del cepo podremos pagar la deuda y los embarques que llegan", detalló el gerente de Relaciones Institucionales de la compañía japonesa, Martín De Gaetani.

La reducción del impuesto interno es otra noticia positiva para el sector. A principios de mes se modificó la carga tributaria: se elevó el piso para el pago de 39.700 a 65.000 pesos, mientras que los modelos que superen ese monto pasaron a tributar una tasa del 10% contra el 50% que había fijado Axel Kicillof hace un par de años.

"Que hayan bajado la tasa impositiva es muy positivo para todo el mercado, porque permite que haya mayores motos con más valor agregado. Antes era imposible de pagar el impuesto, ya que casi duplicaba el precio", se entusiasma Leandro Iraola, socio del grupo Iraola que comercializa las marcas Corven y Bajaj. "El fin del cepo además nos permite enfocarnos exclusivamente en mejorar el rendimiento de la empresa, lo cual significa mayor efectividad", agrega el empresario.

Su competidor Zanella también tiene una visión positiva sobre las perspectivas del mercado para el año que recién comienza. "Con el cambio de gobierno se avecinan reglas más claras e iguales para todos; por ejemplo pudimos sacar mercadería que teníamos hace dos años en el puerto. La motocicleta era considerada un lujo para (el ex secretario de Comercio Interior) Guillermo Moreno", asegura Walter Steiner, presidente de la compañía de capitales nacionales.

Steiner también se manifestó entusiasta con la posibilidad de vender motocicletas en el mercado brasileño. "Desde hace muchos años queremos exportar, habíamos realizado una gran inversión, pero el impuesto extra a las motos lo hacía inviable; además, a la Argentina entraba toda la producción del país vecino, fabricada en Manaos, sin aranceles, en lo que constituía una competencia asimétrica. Esperemos que este gobierno defienda más la industria nacional", sostuvo el ejecutivo.

Después de la devaluación que acompañó la salida del cepo, en promedio las motos aumentaron un 15% en el mercado local, con el argumento de que gran parte de los insumos y las piezas que se utilizan en su fabricación son importados. En el sector aseguran que no tienen en carpeta nuevas subas.

"Los precios ya se habían corregido antes de la devaluación. Tenemos casi un 90% de productos importados, pero no vamos a seguir aumentado porque no se espera una gran demanda en los primeros meses del año", admiten en el Grupo Iraola.

Motomel fue la empresa que más motos vendió en 2015 con más de 85.000 unidades patentadas, seguida por Honda (con 72.000 unidades), Corven (55.600) y Zanella (54.100).

El uso de la moto está cada vez más instalado en las grandes ciudades. La gran variedad de modelos, la mejora en la relación precio-calidad y el buen clima que suele haber la mayor parte del año en el país, son las principales razones por las que cada vez más personas se animan a movilizarse en dos ruedas.

"La falta de infraestructura de transporte hace que la solución más económica sea el scooter. Es más rápido y menos costoso que un auto. Cada vez más empleados de bancos la utilizan y Zanella apuesta muy fuerte a ese producto", expresó el presidente de la marca.

El impulso del delivery

El año pasado, las motos cubs-underbone (las más comunes, utilizadas generalmente por los servicios de delivery) fueron la categoría más vendida, superando las 217.000 unidades patentadas seguidas por los modelos street (motos urbanas de mayor potencia, preferidas por los mensajeros), que alcanzaron las 160.000 unidades. "El mercado de motos se concentra en la baja cilindrada, pero tiene un potencial de crecimiento enorme que se va a expandir a otras categorías", sostienen en Honda Motors.

Iraola confía que el mercado argentino avanza hacia una mayor sofisticación. "Las motos street son las que más van a crecer en los próximos años. Tienen más aguante y mejor tecnología que las motos cub de 110 cilindrada, que son más fáciles de usar para un público que recién comienza. En los demás países como en Brasil o Colombia, casi el 90% del mercado se lo llevan las motos street. A medida que la economía vaya mejorando vamos a ir pasando a modelos más grandes. Esperamos que dentro de tres años el mercado se expanda a 900.000 unidades anuales. En 2013, que fue el mejor año, se estuvo cerca y es un número que no es imposible de llegar", augura el empresario.



Publicar un comentario