domingo, 13 de septiembre de 2015

Huracán 1 vs. San Lorenzo 0... @dealgunamanera...

Huracán se quedó con el clásico del barrio...


Huracán se quedó con el clásico al vencer por uno a cero a San Lorenzo de Almagro por la vigésimo cuarta fecha del Torneo de Primera División en el Tomás Adolfo Ducó.

Con todo el marco que requiere un clásico, con la cancha repleta, con los corazones al rojo vivo, las almas insaciables de pasión y los jugadores dispuestos a batallar por una de las finales que quedan en éste último trecho del campeonato, Huracán fue protagonista principal del clásico de barrio más grande del mundo ya que propuso durante gran parte del encuentro, fue dominador de las acciones y aprovechó las chances que tuvo para ser contundente y exponer el mísero planteo rival.

En la primera etapa, la paridad entre ambos equipos no se reflejaba con sus respectivos puestos en la tabla ya que San Lorenzo, siendo único puntero de campeonato se vio superado, controlado y minimizado por el elenco local. La triangulación constante y el cierre en el mediocampo derivó en la jugada más clara del primer acto, a los veinticuatro minutos de juego, en los pies de Ramón Ábila quién ensayó una magnífica tijera de pique al suelo con el sello de Wanchope tras un centro de Cristian Espinoza que terminó por estrellarse en el travesaño y denotar a cuentas claras que el Globo era más.

En la segunda etapa, un poco más de vértigo y un poco más de nervios pero las mismas intenciones por las partes en disputa. Los dirigidos por Edgardo Bauza esperaban atrás, sabiéndose hábiles en la contra y con las repetidas arremetidas de Héctor Villalba y Sebastián Blanco; mientras que los de Parque Patricios seguían intentando buscar el arco rival ya sin Ábila en el campo de juego y al mismo tiempo sin tanta intensidad colectiva.

Sin embargo, a falta de diecinueve minutos para el final llegó el amor. Una avivada de Patricio Toranzo para acariciar la redonda desde un tiro libre, encontró a Sebastián Torrico yendo a buscar un centro que nunca llegó, al transformarse en tiro directo al arco y así, un puñal letal para los Cuervos que pasaban a estar por debajo en el marcador. Para los Quemeros, el cielo. Como una avalancha, el grito de gol bajó desde todo el Tomás Adolfo Ducó para abrazarse con todo el plantel en el sector del banco local y festejar.

En minutos, el placer se prolongó. Con las expulsiones de Julio Buffarini y Matías Caruzzo, Huracán se acercaba a una victoria vital. Vital para seguir, para descansar en la alegría, para planificar, para trabajar, para sonreír, para gritar, para llorar. Nada más que decir, sólo emocionarse, agarrarse fuerte las manos, mirar al cielo y escuchar el pitido final que declaraba la victoria ineludible y desataba el delirio de todos los Quemeros, que exhaustos de tanto sufrimiento, no sentían el cansancio de los vencedores.

Huracán del Parque de los Patricios: 1 

Marcos Díaz; José San Román, Hugo Nervo, Federico Mancinelli, Carlos Arano, Cristian Espinoza, Federico Vismara, Mauro Bogado, Patricio Toranzo, Daniel Montenegro y Ramón Abila. DT: Eduardo Domínguez.

San Lorenzo de (les estamos buscando un barrio): 0 

Sebastián Torrico; Julio Buffarini, Matías Caruzzo, Mario Yepes, Emmanuel Mas; Héctor Villalba, Juan Mercier, Néstor Ortigoza y Sebastián Blanco; Mauro Matos y Martin Cauteruccio. DT: Edgardo Bauza.

Gol en el segundo tiempo: 27m Toranzo (H).

Cambio en el primer tiempo: 40m Borghello por Abila (H).

Cambios en el segundo tiempo: 23m Rolle por Cauteruccio (SL). 35m Elizari por Blanco (SL) y Catalán por (SL), 81m Distéfano por Montenegro (SL), 41m Iván Moreno y Fabianesi por Toranzao (H).

Incidencias en el segundo tiempo: expulsados 31m Buffarini (SL) por roja directa, y 34m Caruzzo (SL), por doble amarilla. 

© Escrito por Rodrigo da Silva el sábado 12/09/2015 y publicado por el Departamento de Prensa del Club Atlético Huracán. Fotos: Daniel Mendez y Maximiliano Day.






Del folklore mítico...



"Es mérito de mi hermano"


Toranzo contó la antesala del gol que le dio el triunfo a Huracán en el clásico: "Fue gran pateador de tiros libres. Me dice siempre que amague y le pegue, que los arqueros dan un paso al costado y no vuelven más", relató el volante.

Podría haber dicho que lo practicó en la semana, que lo tenía estudiado, que había visto videos de Torrico para analizarlo. Pero prefirió ser sincero: Patricio Toranzo contó que el ideólogo del gol que le dio el triunfo a Huracán en el clásico, y que lo erigió como figura, fue su hermano. "Es una jugada que siempre me señala, él fue jugador y era gran pateador de tiros libres. Me dice siempre: 'vos tirá dos o tres centros, en otras amagá y pegale, que los arqueros dan un paso al costado y no vuelven más'. Pensé en él en el tiro libre, te soy sincero. Y por suerte pudimos disfrutarlo", contó tras la victoria 1-0. "No lo habíamos practicado, me tuve confianza. Tiene mérito él. Se lo quiero dedicar a mis hijos, a la familia, mi hermano, a todos los que están al lado mío y confían en mí. Este club se merece esto", agregó el jugador.

Son sensaciones hermosas, es incomparable. Un clásico, en nuestra cancha. Era partido de quiebre. Hay que disfrutarlo. Hay revancha".

El Pato sintió este triunfo como una especie de reivindicación tras los malos momentos en este torneo. "El fútbol tiene revancha, el fútbol me dio una revancha y agradezco a mi familia que siempre estuvo a mi lado y me apoya siempre. Confío en mis condiciones, siempre intentando lo mejor. A veces no se puede disfrutar, a veces uno es resistido, pero tengo la cabeza tranquila, me entreno todos los días y a este club lo quiero y lo voy a querer siempre", se emocionó.


"Piel de gallina, ganar como jugamos da gusto. En todo momento quisimos jugar bien, ellos tienen la falencia que en el medio les podemos manejar, ganamos las segundas pelotas. Son sensaciones hermosas, es incomparable. Un clásico, en nuestra cancha. Era partido de quiebre. Hay que disfrutarlo. Hay revancha. Hay que festejar todo, campeonatos, clásicos, lo que se juegue. Nos van a pedir más, entonces trabajo para eso, para rendirle al equipo, a la gente, a todos, a mi familia. La verdad es que el fútbol da revancha y soy feliz dentro de una cancha. Lo disfruto como si fuera el último clásico", cerró.
























Publicar un comentario