sábado, 9 de mayo de 2015

La niebla como causa generadora de accidentes… @dealgunamanera...

La niebla como causa generadora de accidentes… 


Son factores externos sumamente peligros para cualquier conductor por más experimentado que sea, más aún si tenemos en cuenta que por lo menos siete rutas nacionales se ven afectadas por este fenómeno productor permanente de accidentes de tránsito.

Es sabido que cuando no responden a causas intencionales, los bancos de niebla son más intensos entre los meses de abril y agosto debido a las condiciones climáticas, agravándose en aquellas zonas ubicadas cerca de ríos o lagunas.

La mayoría de los especialistas sostienen que transitar entre la niebla no debería ser un problema, sólo el 5% de los accidentes ocurren por causas externas (infraestructura y clima); en el 90% de los casos, la causa responde a fallas humanas.

Las estadísticas en Argentina demuestran que es el factor climático con mayor incidencia en accidentes, aumentando considerablemente el riesgo en la conducción, que a veces se agrava por la presencia de rocío.

Sugerencias

Disminuir la velocidad para adaptarla a la las condiciones de visibilidad.

Encender las luces bajas y las antiniebla. No utilizar las luces largas ni las balizas durante la marcha. La niebla densa produce un efecto espejo que crea la ilusión óptica de los faros de un vehículo en sentido contrario al nuestro, cuando lo que en realidad se ve son nuestros propios haces de luz reflejados. Las balizas son solamente para indicar algún peligro o maniobra de detención.

En autopistas y autovías, siempre es mejor circular por el carril derecho.

Agudizar el sentido del oído, estar atento al sonido de los vehículos que pueden estar cerca. Lo conveniente en estos casos es bajar las ventanillas, apagar la radio y concentrarse en los sonidos del camino.

Nunca detenerse en el camino, ni siquiera en la banquina, si no está en condiciones de seguir la marcha, hay que asegurarse de no obstaculizar a los que siguen, por eso hay que tomar la precaución de sacar el vehículo del camino y tener en cuenta que la banquina es parte de éste, asfaltada o no. Un sendero lateral, una estación de servicio o, si es necesario, seguir a campo traviesa hasta un lugar seguro y lo más alejado posible de la ruta. Una vez que detuvo el vehículo, hay que mantener las luces encendidas y poner las balizas para avisar con certeza que está detenido.


©  Publicado el viernes 24/04/2015 por http://www.estudiogeller.com.ar de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.




Publicar un comentario