domingo, 26 de abril de 2015

River 0 vs. Huracán 1 - Supercopa Argentina... @dealgunamanera...

Huracán SupercamPuch…


Huracán venció esta noche por 1 a 0 a River Plate en el estadio Bicentenario de San Juan por la final de la Super Copa Argentina y de esta manera se consagró campeón.

La siguiente nota no será una más. No será un simple comentario del partido, pues habrá poco del mismo en él. No tendremos ni táctica, ni técnica, ni estrategia. Sólo recordar, rememorar tanto los buenos momentos como los malos, tanto la eliminación reciente como la consagración por la que se llegó aquí.

Difícil saber cómo un equipo cambió tanto en quince días. Pasó de llevar a Cruzeiro a su mínima expresión, luego tuvo un mal paso en Venezuela y dio una gran muestra de carácter aquí, en la bella San Juan que nos vio campeones hace meses y hoy nos regala un título más.

Desde la primer jugada, los de Parque Patricios dejaron todo. Con vehemencia en cada jugada, a partir de un planteo inteligente y aguerrido se consiguió mantener el cero en el arco propio y convertir en el ajeno. En una contra prodigiosa a los veinte minutos de juego, Patricio Toranzo con una habilitación magistral encontró a la joya del Globo. El pibe que nació en Huracán, desde el núcleo y que moría por volver a jugar lo demostró en cada segundo y en la jugada del gol al quebrar la cintura y eludir a Ramiro Funes Mori. Envió el centro atrás y tras un desvío en Matías Kranevitter, una arremetida desde atrás de la cordillera de Edson Puch finalizó con un remate seco, certero y preciso que venció la guardia de Marcelo Barovero.

Lo demás fue pura garra y corazón. El encuentro se definió en la fiereza del elenco Quemero, a partir de Federico Vismara y Lucas Villarruel con sus constantes quites y recuperaciones, la desatención general del rival, el sacrificio y la virtud de los delanteros, la firmeza y solidez de la defensa y la frutilla del postre,  las manos de Marcos Díaz.  En el epílogo de las acciones, cuando los corazones Quemeros no aguantaban más y latían más rápidos que nunca al borde de la locura, Díaz tapó tres pelotas vitales para la victoria y consagración.

Siempre desde el sector izquierdo primero a Rodrigo Mora en dos instancias y luego a Fernando Cavenaghi a menos de un metro de distancia en dos ocasiones ante su propio desvío. Años más tarde, Néstor Pitana indicó la mitad de la cancha y el corazón explotó, la garganta se desgarró, los ojos eran mares y en la boca, una mueca con sinónimo a sonrisa.

Esto es para vos quemero, que estás leyendo esto en el micro de vuelta de San Juan. Para vos quemera que gastaste lo último del mes en la reservación del hotel donde estás leyendo estas palabras. Para vos quemero que te quedaste en Buenos Aires y vibraste adelante del televisor, golpeaste la radio cuando perdía la señal, te abrazaste a tu papá y a tu mamá, lloraste con tu hijo, llamaste a tu hermano y juntos gritaron una vez más:

¡¡¡HURACÁN CAMPEÓN!!!


Huracán: 1 

Marcos Díaz; Federico Mancinelli, Martín Nervo, Eduardo Domínguez y Luciano Balbi; Federico Vismara, Lucas Villarruel, Patricio Toranzo, Cristian Espinoza, Edson Puch y Ramón Ábila. DT: Néstor Apuzzo.

River Plate: 0 

Marcelo Barovero; Camilo Mayada, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori y Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Ariel Rojas y Gonzalo Martínez; Fernando Cavenaghi y Rodrigo Mora. DT: Marcelo Gallardo.

Gol: Edson Puch 21′ (H).

Cambios: 12m. Leonardo Pisculichi por Sánchez (RP); 17m. Sebastián Driussi por Rojas (RP); 27m. Agustín Torassa por Puch (H); 29m. Ezequiel Gallegos por Espinoza (H); 34m. Iván Moreno y Fabianesi por Toranzo (H); y 39m. Augusto Solari por Mayada (RP).

Amonestados: Sánchez y Kranevitter (RP). Vismara (H).

Arbitro: Néstor Pitana.

© Escrito por Rodrigo da Silva y fotos de Daniel Méndez el sábado 25/04/2015 y publicado por el Departamento de Prensa del Club Atlético Huracán.









Publicar un comentario