lunes, 26 de enero de 2015

La impotencia de la política… De Alguna Manera...

La impotencia de la política…


Día a día vemos con estupor la aparición de nuevas sospechas, contradicciones y personajes que hacen más sombrío el caso de la muerte del Fiscal Nisman. Mas allá de las distintas hipótesis que se dispararon desde el terrible hecho, me quedan con nitidez tres tristes conclusiones.

Argentina esta indubitáblemente prisionera de una guerra de mafias y de poder, ajenas a la vida democrática. Se trata de una disputa en las sombras donde se mezclan operaciones de servicios de inteligencia nacionales y extranjeros; intervención irresponsable del Estado argentino en conflictos internacionales estratégicos; corrupción del Poder político y de las Fuerzas de Seguridad e intervención del Gobierno con total impunidad en un conflicto sórdido de criminales, corruptos, estafadores y viejos y nuevos ricos, donde se usa al Estado como una trinchera más.

El país empieza a desbarrancarse desde el estupor y el asombro, pasando por un peligroso acostumbramiento y resignación hasta llegar a la última estación lógica de este recorrido "destructor de democracia": el miedo.

El miedo todo lo corroe. Frena investigaciones. Agiganta la impunidad. Envalentona a los que actúan en las sombras. Adormece conciencias. Es el mejor trampolín de los oportunistas. Y profundiza una espiral de descreimiento de la democracia y viralización de la violencia.

Por último, una conclusión tan preocupante como las anteriores: la impotencia de la política.

Yo no tengo una visión binaria del kirchnerismo (a pesar del esfuerzo permanente que dicho espacio político hace para que así sea). Soy un opositor orgánico al actual proceso político argentino, no sanguíneo o epitelial. Por eso no interpelo a los viejos dirigentes, a los ideologos o a los que se enriquecieron en estos últimos años (esos no tienen retorno y los espera la justicia) sino a los muchos militantes, simpatizantes y votantes con capacidad de seguir fieles a una idea política, pero con capacidad también, de critica a dicha idea. A ellos va mi mensaje de que recuperen un camino de interpelación a esta etapa del gobierno, que es producto de anteriores, claro está, pero que es menester corregirla ahora antes que sea demasiado tarde. Salir de la impotencia de la política frente a esta situación es una tarea de muchos simpatizantes de este Gobierno.

Pero en donde es más peligrosa la visibilidad de la impotencia de la política, es en el amplio espectro de la oposición. Oposición que no tiene la responsabilidad de administrar el Estado, pero si de ofrecer una salida a la crisis desde la alternancia democrática.

Impotencia de la vieja oposición salida de las fauces del actual gobierno, pero también impotencia de todo el espacio progresista y por lo tanto, no lo digo desde una lógica de comentarista de la realidad, sino que lo digo desde la autocrítica de alguien que pertenece a ese espacio (incluyo por supuesto al Partido Socialista).

Si, cero respuesta de la oposición en todas sus variantes, por lo menos hasta hoy, de ponerle un freno desde el Congreso al país mafioso que avanza. Como si eso fuera una contradicción con la construcción de un proyecto progresista. Como si la participación institucional en una comisión del Congreso, después de una muerte conmocionante de un fiscal de la Nación, truncara el futuro de un ideal político.

Sencillamente infantil, miope e irresponsable.

Dije al principio de estas lineas que eran conclusiones tristes,si, pero al mismo tiempo útiles para saber lo que hay que corregir. Y a lo que hay que combatir. Combatir al país mafioso, combatir el miedo y combatir la impotencia de la política. Y por supuesto buscar el recambio que nuestra democracia necesita.

© Escrito por el Diputado Nacional del Partido Socialista Roy Cortina el domingo 25/01/2015 y publicado por facebook.


Publicar un comentario