domingo, 31 de agosto de 2014

Las cosas por su nombre... De Alguna Manera...


No insistan, Cristina no es abogada...

Tal vez no sea un tema de coyuntura, pero me parece relevante por demás. No solo porque se trata de un tópico que involucra a la presidenta de la Nación, sino además porque implica un delito penal, tipificado en el artículo 247 del Código de marras.


Tiene que ver con el supuesto título de abogada de Cristina Kirchner, del cual, mal que le pese a más de uno, la mandataria carece.

No solamente no existe constancia alguna de que la presidenta se haya recibido alguna vez, sino que además existen elementos que indican que jamás obtuvo su diploma de abogada.

Las fuentes a ese respecto, abundan. Entre otros, quienes admiten que Cristina nunca se recibió están: el ex vicegobernador de Santa Cruz, Eduardo Arnold; el abogado Domingo Zárate —ex socio de Néstor Kirchner—; el periodista Daniel Gatti; el abogado Rafael Flores, y el referente radical Jorge Vanossi. Este último fue incluso profesor de la Presidenta en la facultad y jura no recordar que se haya recibido.

A su vez, desde la Universidad Nacional de La Plata, hay fuentes que juran lo mismo: que la jefa de Estado nunca finalizó sus estudios.

La historia es harto conocida allí: Cristina estudió hasta marzo de 1976 y, luego del golpe militar escapó con Néstor Kirchner a Santa Cruz. Para ese momento, ni siquiera había hecho la mitad de la carrera.

La hoy presidenta asegura que volvió un día de 1979 de incógnito y dio todas las materias juntas, algo ciertamente insólito. Más aún si se tiene en cuenta que la fecha maratónica en la que asegura que terminó de cursar fue un domingo.

El único documento que se conoce hasta el día de hoy que podría probar que Cristina se recibió, es la ficha de entrega de título que aportó la Universidad de La Plata a este y otros periodistas y que puede verse en Internet. Sin embargo, el papel tiene una curiosa adulteración en dos ítems relevantes: el documento de identidad y el nombre de quien se ha graduado.

No lo dice quien escribe estas líneas, sino expertos en caligrafía, quienes confirmaron que la ficha en realidad pertenece a un tal Valentín Olmos. De más está decir que este último confirmó que el documento en realidad era el suyo y que lo habían "truchado".

Avancemos… voy a leer algo que publicó diario Perfil en octubre de 2012, textual: "Una abogada que en 1979 compartió el Pensionado María Auxiliadora en La Plata con María Cristina Kirchner, la desconocida hermana menor de Néstor y Alicia, contó a Perfil que a mediados de ese año Cristina Kirchner le confió que a la novia de su hermano, Cristina Elisabet, 'le faltaban varias materias para terminar la carrera". Varias materias, en plural. Y dicho por la hermana de Néstor.

Hay muchos más elementos que podrían traerse a colación, pero esta columna sería interminable. Baste para coronar las sospechas que la hoy presidenta ostenta un evidente desconocimiento del derecho más básico. Recuerdo aún cuando, a fines de agosto de 2010, en el marco de la discusión por el expediente Papel Prensa —que dicho sea de paso culminó en un verdadero papelón— Cristina confundió media docena de veces la palabra "sindicación" con "sindicalización". Es solo uno de los tantos ejemplos de su ignorancia en materia judicial.

Insisto en mencionar la importancia de que la mandataria no esté diplomada, no solo porque configura un grave delito penal, sino además porque argumentó ante alumnos de Harvard que el crecimiento exorbitante de su fortuna se debió a su trabajo como "abogada exitosa".

Ergo, si no fue de esa manera, ¿cómo hizo Cristina para que su patrimonio creciera 3.540% en apenas ocho años? ¿Habrá que mirar acaso hacia la figura de personajes como Lázaro Báez y Cristóbal López? ¿Se entenderá ese salto patrimonial en los hechos de corrupción que ostentan funcionarios de su gobierno?

Hace más de siete años ofrecí 10 mil dólares a cualquier persona que pudiera mostrarme una copia de la foto de graduación de Cristina. Nunca nadie intentó hacerse con ese dinero, aún cuando muchos hurgaron por cielo y tierra para hacerse con esa instantánea.

Cómo sea, si a alguno le interesa ganarse ese puñado de dólares, sepa que el desafío sigue en pie.

© Texto del editorial pronunciado por Christian Sanz en su programa "Políticamente Incorrecto" de MDZ Radio. Publicado el Sábado 30/08/2014 por Tribuna de Periodistas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Publicar un comentario