sábado, 14 de junio de 2014

Brutal azote a una mujer cristiana en Sudán... De Alguna Manera...


Brutal azote a una mujer cristiana en Sudán...
  
Mariam Yahia Ibrahim Ishag

Las imágenes son estremecedoras y dieron vuelta al mundo. Condenada a la horca.


Mariam Yahia Ibrahim Ishag de 27 años fue condenada en Sudán a 100 azotes y a la horca por “apostasía” y “adulterio” por haberse casado con un cristiano y abandonar el islam. La mujer había sido detenida y condenada aún cuando estaba embarazada de ocho meses, hace aproximadamente un mes, por lo que dio a luz a su último hijo hace solamente dos semanas.

En un hecho propio de un extremismo religioso sin igual, un policía tuvo que dar 100 azotes a la mujer que pedía por favor que se detuviera. El hecho despertó la voz de varias organizaciones de defensa de Derechos Humanos que intentaron evitar la brutal sentencia.

La mujer siguió encarcelada con sus hijos, después de haber parido encadenada. Según publicó la agencia de noticias AFP, el juez expresó las siguientes palabras al momento de condenar a la mujer: “Le dimos tres días para abjurar de su fe, pero usted ha insistido en no volver al islam. La condeno a la pena de muerte en la horca”. La única defensa de la joven ante el letrado fue: “Soy cristiana y nunca he cometido apostasía”.

Posiblemente, la presión de algunas potencias occidentales y de organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, además de las ONG que se juegan el pellejo defendiendo derechos humanos y denunciando la criminal segregación que sufren las mujeres, logren finalmente revertir la sentencia. El duro pronunciamiento del gobierno británico logró que el régimen sudanés evaluara la posibilidad de liberar a la sentenciada. Los latigazos lacerando adúlteras son cosas de todos los días.

Pero ejecuciones por apostasía no hay desde la década del noventa, porque prácticamente todos los acusados aceptan volver al Islam cuando se les da una última oportunidad antes de la muerte. Aún así, el silencio suena a complicidad con el totalitarismo religioso que condenó a una mujer por quedar embarazada de su marido y por seguir la religión que le enseñaron desde niña. La mujer que siguió encarcelada con sus hijos, después de haber parido encadenada.


© Publicado el Jueves 12/06/2014 por la Revista Noticias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Publicar un comentario