domingo, 11 de mayo de 2014

El "Caño" te hace mal, sabelo... De Alguna Manera...


La marihuana no es “cool”, causa psicosis...


No existe la clasificación de drogas “blandas” y “duras”, son todas drogas y causan complicaciones que pueden ser muy severas. Y, la marihuana no es la excepción.

Estoy en total desacuerdo con la forma en que algunas personalidades públicas defienden su consumo. Expresan una forma de reivindicación y hasta pareciera en ciertas oportunidades que “santifican” su consumo. Claramente no es un mensaje positivo para millones de jóvenes y adolescentes.

Considero que nuestro país no está en condiciones de legalizar su consumo, ya que estamos viviendo un grave problema con el narcotráfico que afecta de manera contundente a nuestra sociedad en los ámbitos de la salud, educación y seguridad.

Justificar que el alcohol y el cigarrillo son nocivos, no invalida el argumento que la marihuana también hace mal. Atacar un concepto negativo con otro negativo es una opción, pero claramente no soluciona el problema. El Cannabis, el alcohol y el cigarrillo son todos considerados “puertas de entrada” al uso, abuso y dependencia de otras sustancias.

Un concepto que a veces no es tenido en cuenta, y hasta despreciado por algunas personas que consumen marihuana de manera frecuente, es que varios no fuman solamente Cannabis. Sino que abusan de cocaína, alcohol, MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina, llamada “éxtasis”) o heroína.

Algunos consideran que es una forma de ser más creativos como una herramienta para expandir la conciencia y otros la consumen para relajarse. Vivimos en tiempos tan agitados e intensos, que algunas personas en lugar de resolver sus problemas acuden al Cannabis, alcohol o al cigarrillo, mientras que otras prefieren tomar una benzodiacepina (alprazolam o clonazepam) para lograr un “escapismo farmacológico”.

Es posible desarrollar una adicción a los componentes del Cannabis como el tetrahidrocannabinol (THC). La gente que tiene una adicción a esta sustancia, por lo general usa la droga todos los días. Sienten la necesidad de usarla regularmente, en busca de placer y relajación.

Algunos jóvenes adultos fuman cigarrillos al lado de sus bebés, y al poco tiempo, sus hijos tienen problemas respiratorios como asma. El motivo es obvio, el tabaco. Ahora hay otros que fuman marihuana al lado del cochecito, y no saben qué efecto va a tener en sus hijos que son “fumadores pasivos”.

Los síntomas del uso y la dependencia pueden incluir: aumento en la percepción visual, auditiva y gustativa, mala memoria, aumento de la presión arterial (hipertensión arterial) y el ritmo cardíaco (taquicardia), ojos rojos, disminución de la coordinación, dificultad para concentrarse, aumento del apetito, pensamiento paranoide y enlentecimiento en las reacciones.

El uso de la marihuana se ha asociado a la presentación de la esquizofrenia a una edad más temprana. También es fundamental comentar que hay suficiente evidencia para advertir a los jóvenes que se drogan con esta droga que tienen mayor riesgo de desarrollar una enfermedad psicótica más adelante en su vida.

Se ha demostrado que las personas que consumen diariamente esta droga y que a su vez, tienen una mutación (alteración) en el gen AKT1 tiene 7 veces más riesgo de desarrollar psicosis.

Algunas personas se enojan cuando comunicamos un mensaje negativo sobre el consumo, y estamos en contra de la legalización de la marihuana. Pero, es importante remarcar que como cualquier otra droga puede causar efectos adversos severos.

Estoy convencido que muchos jóvenes deben saber que no es “cool” (canchero) fumar marihuana, porque entre varios efectos nocivos, puede causar una enfermedad psiquiátrica tan grave como es la psicosis.

El miércoles en la audencia general, el Papa Franciso, fue muy claro: “Hay que decir no a cualquier tipo de droga”.

© Escrito por Jorge Dotto, Médico, http://about.me/jorgedotto, el Domingo 11/05/2014 y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Links:


Publicar un comentario