jueves, 13 de marzo de 2014

La coherencia entre el decir y el hacer… De Alguna Manera...

La coherencia entre el decir y el hacer…


Hace un año, los argentinos recibíamos con emoción la elección de nuestro compatriota Jorge Bergoglio como nuevo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. Acompañamos la alegría de la elección del primer latinoamericano en conducir los destinos del Estado Vaticano: el papa Francisco.

Desde el comienzo de su papado, ofreció gestos que marcaron un nuevo tiempo y devolvieron la esperanza a muchos. La elección del nombre, por mencionar uno de ellos, es en sí misma una declaración de principios: la sencillez, la fraternidad y el compromiso cotidiano con los que menos tienen que expresa la figura de San Francisco de Asís. No fue una sorpresa para nosotros, sabíamos hace tiempo de su trabajo por una sociedad más justa e igualitaria.

Hoy el mundo, afectado por un consumismo sin precedentes, abre cada vez más la brecha entre los que más tienen y los más pobres. La desigualdad es un problema global, que se expresa más fuertemente en Latinoamérica: no somos el continente más pobre, pero sí el más desigual. Por eso, en tiempos en que los derechos fundamentales de los ciudadanos del mundo se ven cada vez más vulnerados, creemos que la tarea de Francisco justamente apunta a devolver la esperanza a un mundo que parecía haberla perdido.

Los socialistas compartimos con Francisco la idea de que en la juventud está el poder del cambio, y por eso creemos que deben ser protagonistas, participando, haciendo escuchar su voz, debatiendo, intercambiando experiencias, sintiéndose parte de la sociedad que integramos. Austeridad, concordia, diálogo, respeto por el otro, son valores que compartimos con el Papa argentino.

También creemos indispensable la coherencia entre la palabra y los hechos, entre lo que se dice y lo que se hace. La credibilidad y la coherencia de quienes conducen espacios de gobierno o gestión devuelven la confianza a quienes son representados, en todas las instituciones.

En momentos en que la Argentina aparece fragmentada, donde los valores parecen tener cada vez menos importancia, donde se debilita el respeto por el otro y donde pareciera que valemos más por lo que tenemos que por lo que somos, es importante devolverle la esperanza a la gente, y eso se logra cuando la convencemos de que el cambio es posible.

Trabajemos por una sociedad comprometida en la que la solidaridad, la participación y la transparencia nos marquen el rumbo. Hay que creer para ver. Creamos juntos.

© Escrito por Hermes Binner el Jueves 13/03/2014 y publicado en http://www.facebook.com/hermesjuanbinner



Publicar un comentario