sábado, 1 de febrero de 2014

Superar el arrepentimiento para tomar buenas decisiones... De Alguna Manera...

Superar el arrepentimiento para tomar buenas decisiones...


Por qué sentimos que hemos tomando una mala decisión...


Cuando hablamos de decisiones que realmente no son ni buenas ni malas, existen tres razones por las que pensamos que hemos tomado una mala decisión:

  • Visión miope del mundo. Somos tan solo una pieza de un rompecabezas mucho más grande; pero es fácil perder la perspectiva cuando cada uno de nosotros somos responsables de muchas cosas diariamente. Pensamos que tenemos la responsabilidad de todo lo que pasa a nuestro alrededor y es allí cuando nuestro remordimiento por una mala decision crece aún más.
  • Tenemos muy altas expectativas. En un mundo de interminables oportunidades, es fácil construir altas expectativas. Podríamos querer generar una idea genial para salvar vidas, influir en la defensa de una causa, o dejar un legado útil a una organización. Las expectativas de este tipo pueden ser motivadoras, pero así mismo crece la presión por hacerlo bien o sentirnos profundamente mal si no lo logramos.
  • Quedarse atrapado en “¿qué pasaría si?”. A pesar de que ya hayamos tomado una decisión que pensábamos era buena, una parte de nosotros piensa en aquello que no se hizo, en el “¿Y si hubiera hecho esto, o aquello..?”. Pensar en aquello que no se hizo nos puede llevar a sentirnos insatisfechos con aquello que sí se hizo. 

Cómo superar el arrepentimiento...


Todos sentimos arrepentimiento de vez en cuando, ya sea por algo que hicimos o que dejamos de hacer. No dejes que este sentimiento controle tu vida.

  • Pon las cosas en perspectiva. No te desesperes, al final no se puede cambiar el pasado. Haz esto: céntrate en las cosas que aprendiste como resultado de tu decisión y en como usar lo que aprendiste en el futuro.

  • Habla sobre el problema. Pregúntale a un amigo, un familiar o a alguien en quien tú creas sobre la decisión que tomaste. Explicar los detalles de tu decisión en voz alta a alguien más, puede ayudarte a entender por qué hiciste lo que decidiste en su momento hacer.

  • Piensa positivo. La negatividad no te lleva a ningún lado, entonces, ¿por qué no pensar positivo?. A pesar de que tengas una razón real para ser infeliz, siempre podrás elegir ser feliz.

Cómo tomar buenas decisiones...


Después de tomar una mala decisión y arrepentirnos de ello, es tiempo de volver a intentarlo. A continuación te mostramos algunos pasos que te ayudarán a tener más confianza a la hora de tomar futuras decisiones.

  • No pospongas las cosas. Es bueno tomarse el tiempo y pensar muy bien sobre las opciones que tienes, pero no lo tomes como una excusa para no tomar una decisión.

  • Imagínate en cada escenario. Si estás decidiendo entre dos opciones, intenta imaginarte por un minuto los dos escenarios; su resultado, la forma en que te sientes en esa posición, las otras posibles puertas que pueden abrirse y cuál de las dos se acercó más a lo que buscas. Compara las diferentes opciones entre sí.

  • Crea una lista de los pros y los contras. Escribe las ventajas y desventajas de cada opción. Cuéntales a tus familiares y amigos sobre tu situación para conocer si ellos tienen otros datos que pudieras agregar a la lista. (Toma cualquier consejo como solo una parte de la decisión, no como el determinante de ella. No dejes que nadie te presione)

  • Confía en ti mismo. Una vez hayas tomado una decisión, no dejes que tus pensamientos de cómo la vida podría haber sido si tú lo hubieses hecho de otra forma se apoderen de ti. ¡Aprende a amar tus elecciones y amarás tu vida!

© Escrito por el Viernes 31/01/2014, esta entrada es una traducción al español de Make a bad decision last year? Here’s how to cope por Alicia Lawrence, publicada en nuestro blog en inglés Idealist in Action.

Este es un contenido Copyleft (ↄ). Puedes reproducir este y cualquier otro contenido de nuestro blog y compartirlo en diferentes soportes (online, papel, etc.) siempre y cuando cites la fuente, con el enlace a la página principal del propio blog de Idealistas.


Publicar un comentario