domingo, 20 de octubre de 2013

Amores y odios... De Alguna Manera...

Amores y odios...

Scioli, Tinelli e Insaurralde en la tapa de ayer de Perfil. 


Resultaba paradójico ver el viernes C5N transmitiendo en directo la inauguración del cine que Tinelli le donó a su ciudad natal y el ninguneo de ese acto en TN o El Trece, siendo Tinelli la principal figura del Grupo. Es que la inauguración del cine de Bolívar fue una especie de pre acto de cierre de la campaña electoral kirchnerista, porque asistieron Scioli e Insaurralde más parte del gabinete del gobierno nacional.

Para ir, Insaurralde faltó al debate de los candidatos a diputados en el Coloquio de IDEA –donde sí participaron Massa, Stolbizer y De Narváez–, y así pudo tener su foto con Tinelli. También resultaba paradójico que uno de los principales patrocinadores del Coloquio de IDEA fuera, justamente, Cristóbal López.

Pero el lunes 28 cambiará todo. Scioli volverá a ser valorado por Clarín y La Nación, Massa comenzará a no ser infalible y la economía no estará por explotar porque sea inminente que la inflación se dispare como en Venezuela o el dólar blue se vaya a 15 pesos antes de fin de año.

¿Qué habrá pasado para entonces? Nada más que las elecciones ya habrán concluido y todo el daño que electoralmente se le pudiera hacer al kirchnerismo ya habrá sido producido. Existirán otros daños, claro, pero habrá cambios respecto de Scioli, quien muy probablemente deje de ser “forro” o “felpudo” para los anti K.

La semana pasada, al terminar el reportaje a Scioli para la edición de Perfil en la que se publicó la encuesta que indicaba que la imagen positiva de la Presidenta había mejorado ocho puntos y la diferencia entre Massa e Insaurralde se había achicado a siete, Scioli me preguntó: “¿Cómo puede ser que ustedes (por Perfil) hayan sido los únicos que desde el mismo momento en que se lanzó Massa vieran que mi decisión de no formar una alianza opositora con Massa y Macri no era un error político?”. Y sin dejarme responder, agregó: “Quiero agradecerte mucho esa actitud”. Le dije: “Primero no agradezcas, que ya nos vas a odiar más que a nadie si llegás a ser presidente porque te vamos a criticar igual que a todos los presidentes. Segundo, que hayamos escrito que tenías más posibilidades de ser presidente no habiendo hecho esa alianza con Massa que habiéndola hecho no es fruto de ninguna capacidad de análisis especial, sino simplemente de que nuestros pensamientos no están guiados por odios”.

Odios que, desgraciadamente, sí tiene parte de nuestra audiencia que se expresa por Twitter. Por ejemplo, @savjiv escribió: “me había preocupado al leer perfil y q insaurralde sube pero segui leyendo termine en fontevecchia, ahí me calmé, entendí todo”. Más elegante, @namiojorengueki agregó: “el putito @Fontevecchia creo que elogia a la yegua porq l gustaria ser una puta reventada como ella..ja ja”. Y @CesarChv1959 remató: “@Fontevecchia no se si es K pero se alquila barato, si?”. ¿Qué habrán pensado los autores de estos comentarios al ver los mismos resultados de la encuesta publicada por PERFIL una semana después en Clarín y La Nación?

Dictadura de la audiencia. Otro tuit permite ingresar en algo más permanente y de fondo, que son las redes sociales como nuevo sujeto político: @let0401 escribió: “lo de @Fontevecchia es una pelotudez, lo de Mempo es terrible llamado a la censura”.

Mempo Giardinelli, reconocido escritor traducido a más de veinte idiomas, quien vivió en México durante la dictadura (su primer trabajo al regresar del exilio en 1983 fue en Editorial Perfil), tuvo la ocurrencia de escribir una carta al diario La Nación solicitando que no se publicaran los comentarios ofensivos de la audiencia. Decía en uno de sus párrafos: “Esta carta quiere exhortarlos a ustedes a que discontinúen esos foros supuestamente democráticos en los que se fomentan la vulgaridad, el resentimiento y el odio militante. Y donde se mezclan amenazas de muerte, cobardes deseos criminales e infundios y groserías de todo tipo, y para colmo mal escritos. Los textos malsanos que con fuertes extravíos gramaticales es capaz de redactar esa caterva de forajidos verbales que La Nación prohíja, son, en realidad, verdaderas heces gramaticales que ustedes publican a diario bajo ese título eufemístico: ‘Comentarios’”.

La carta tenía otras consideraciones sobre la línea editorial de La Nación, que al no ser difundida por ese diario la publicó completa Página/12 el domingo pasado. Pero, en defensa del diario La Nación, hay que decir que Perfil.com también padece lo que en palabras de Mempo son “deposiciones lingüísticas entre los comentarios”.

¿Pero qué les pasa a los lectores que no pueden recibir sin enojarse siquiera la información de que mejoró la imagen de la Presidenta por su enfermedad o de que Insaurralde redujo su diferencia con Massa?
 
Las redes sociales, con su beneficiosa exponenciación de las herramientas comunicativas, generan como efecto secundario no deseado una especie de dictadura de la audiencia que influye sobre los periodistas que son naturalmente sensibles a las críticas que reciben de su público.

Hace pocos años se corporizaban en algunas decenas de llamados telefónicos a las radios quejándose; hoy, los periodistas que están al aire reciben en instantes toneladas de comentarios por redes sociales y en los muros de los medios, que resultan una forma de abucheo virtual que genera autocensura.

No estoy pidiendo que se censuren esos comentarios, sino promoviendo que los periodistas no nos sintamos influidos por esas críticas. Es cierto que vivimos una época de revalorización de los comentarios: los sitios web de turismo o restaurantes destacan el mérito de que son los propios usuarios los que conforman el ranking con “opiniones objetivas”, experiencias que resultan una gran guía a la hora de viajar o de salir, pero cuyo valor no es trasladable a la tarea periodística.

Si para “satisfacer al consumidor” los medios alimentamos el odio que cada bando tiene dándoles sólo noticias deseadas por ellos, estaremos prestando un pésimo servicio a la audiencia y a nuestra profesión porque el periodismo debe ser independiente no sólo de los poderosos, sino también de la histeria de su audiencia, que también es muy poderosa.


© Escrito por Jorge Fontevecchia el domingo 20/10/2013 y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Publicar un comentario