domingo, 23 de diciembre de 2012

Juego de la "Opo"... De Alguna Manera...


Operación 'cambio de clima'...

Juego de la "Opo"...

Como parte de la operación “cambio de clima” respecto del que se instaló en el país tras los casi 12 millones de votos que recibió Cristina Kirchner en octubre de 2011, y 38 puntos de diferencia respecto de la segunda fuerza, varias acciones coordinadas se sucedieron.

Desde los pronósticos socioeconómicos apocalípticos que nunca se cumplen, pues no están diseñados para cumplirse sino para alentar expectativas negativas, hasta encuestas que suponen que a pesar de mantener los niveles de consumo y empleo sin cambios significativos respecto de los existentes en el momento del rotundo triunfo oficialista de 2011 la Presidenta hoy se desmoronó en popularidad a punto tal que perdería una elección contra Fernando Iglesias.

Al cotillón opositor se sumó también el caceroleo de segmentos medios altos y altos porteños, fogoneado por los medios opositores y convocado por “espontáneos organizadores” pertenecientes mayoritariamente al grupo de activistas de partidos opositores presentes en las redes sociales.

Recientemente dos movilizaciones y un paro general del sindicalismo opositor y sectores vinculados a la producción agropecuaria cuyo eje central es la baja del impuesto a las ganancias para el 19% de trabajadores formales que lo pagan parecían completar la operación “cambio de clima”, dándole más profundidad social a la “opo”, hasta ese momento muy sesgada hacia los segmentos medios altos y altos.

¡Esto no fue todo, amigos lectores de Perfil! Al aproximarse las fiestas, y como es casi una tradición en el país, se largaron saqueos notablemente organizados en busca de plasmas, microondas, computadoras, iPads y cualquier otro dispositivo cuya innovación tecnológica hace las delicias de los “movimientos sociales”.

La mejor caracterización de los saqueadores la dieron los intendentes del conurbano bonaerense, en cuyos distritos se concentró el 80% de los arrebatos, cuando en conjunto advirtieron que “ están organizados”, y catalogaron de simples “ladrones” a quienes están al frente de los incidentes en puertas de supermercados.

Finalmente, frente a episodios delictivos tan groseros, cabe recordar la sentencia que Juan Domingo Perón expresó ante los diputados de la JP en enero de 1974, frente al sangriento copamiento del Regimiento de Azul por parte de la guerrilla de ultraizquierda nucleada entonces en el Ejército Revolucionario del Pueblo, que provocó una reforma del Código Penal para castigar con más eficacia y severidad estos atentados violentos contra la democracia:

“En este momento, con lo que acabamos de ver, en que una banda de asaltantes que invoca cuestiones ideológicas o políticas para cometer un crimen, ¿ahí nosotros vamos a pensar que eso lo justifica? ¡No! Un crimen es un crimen cualquiera sea el móvil que lo provoca, y el delito es delito cualquiera sea el pensamiento, o sentimiento, o la pasión que impulse al criminal. 

Siempre que hay voluntad criminal es un delito, y eso lo tiene que penar la ley, no nosotros”.

© Escrito por Artemio López y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el domingo 23 de Diciembre de 2012.
Publicar un comentario