sábado, 28 de abril de 2012

Huracán 2 vs. Atlético de Tucumán 0... De Alguna Manera...



De la mano del Chulo…  
 
 Huracán festejó ante Atlético Tucumán.

Llegó Rivoira y con él la alegría. Huracán, con goles de Alejandro Quintana y Milano, le ganó 2-0 a Atlético Tucumán y volvió al triunfo tras siete partidos. Los visitantes terminaron con nueve jugadores. En la próxima, el Globo visita a Rosario Central.

Cambiaron los aires, cambió la mentalidad, y las alegrías se hicieron presentes en apenas una presentación. 90 minutos necesitó el Chulo Rivoira para sembrar una sonrisa en los hinchas de Huracán, que se deleitaron con el 2-0 ante Atlético Tucumán en el Tomás Adolfo Ducó.

¿Motivos de semejante desahogo? El Globo venía de siete partidos sin ganar, con tres derrotas consecutivas, pero pudo volver a festejar en el reestreno de Héctor Rivoira, tras la salida de Néstor Apuzzo.

Eso sí, hubo que sufrir de lo lindo. Los tucumanos se quedaron con diez a los 57 minutos por la roja a Carlos Fondacaro, pero así y todo Huracán seguía sin quebrar el marcador. Hasta que apareció Alejandro Quintana y, a los 75’, rompió el cero.

Pero lo mejor llegó al final: Edgardo Galíndez cometió un penal y vio la roja, aunque Cámpora no pudo hacer efectivo el tiro desde los doce pasos y estiró la agonía. Y como toda victoria que trae alivio, fue sufrida hasta el último minuto; a los 94’, Mauro Milano selló el pleito y estampó el 2-0 final. Con el Chulo, respira Huracán, que en la próxima visita a Rosario Central.

© Publicado por el Diario Deportivo Olé de la ciudad Autónoma de Buenos Aires el sábado 28 de Abril de 2012.


“El penal era de él”...



El Cachorro desvió feo el disparo desde los 12 pasos y la hinchada gritó por Mauro.

Aunque la gente pidió que lo patee y él se fastidió, fuera de la cancha Milano evitó la polémica y bancó a Cámpora. “Queda mal sacarle la pelota”, largó.

Vaya uno a saber qué se le habrá cruzado a Milano por la cabeza cuando, segundos después de que Jorge Baliño cobrara penal, revoleó la pelota a la platea. Sea lo que sea, motivó el grito de toda la gente del Globo. “Milano, Milano”, fue la ovación que bajó de las tribunas, las mismas que un rato antes habían silbado a Pautasso y a Machín y que no han regalado muchos mimos durante la magra campaña de Huracán. 

El veredicto era claro: querían que Mauro se hiciera cargo del disparo desde los 12 pasos. Sin embargo, la responsabilidad la tomó Cámpora, el encargado después de Sánchez Prette, y ahí empezó el berrinche del 7. Primero se acercó al área y habló con sus compañeros. Ante la evidente negativa se fue caminando bien lejos, hasta la mitad de la cancha, mirando el piso. 

De fondo seguía sonando su nombre que se convirtió en grito de guerra cuando el Cachorro erró feo el disparo. “El penal era de él. Queda mal sacarle la pelota porque lo pide la gente. 

No pasó nada”, dijo, evitando la polémica. ¿Será así? Más tarde, Milano se tomó revancha y, de cabeza, cerró el 2-0. Lo cierto es que se convirtió en el héroe (¿el único en este lío?) del Globo. Apoyado por su buena actuación, fue el más aplaudido, aunque él no se la creyó: “Hace dos meses era el peor del mundo y hoy soy el mejor. Yo sigo laburando y entrego todo por Huracán”.

Además, el 7 bancó a Filippeto y a Villán y ya piensa en el Canalla: “Todavía no nos reivindicamos con la gente. Hay que ganarle a Central. Huracán merece estar más arriba”.

© Escrito por Sebastian Diaz y publicado por el Diario Deportivo Olé de la ciudad Autónoma de Buenos Aires el sábado 28 de Abril de 2012.


“Venían negativos de la cabeza”...

 Al Chulo lo recibieron con indiferencia, pero luego del 2-0 hubo aplausos.

El Chulo adjudicó el triunfo al cambio de mentalidad. ¿Será?

El simple hecho de ver una sala de conferencia tan concurrida (entre la prensa más aquellos que no tienen nada que hacer allí) da entender que algo había pasado. Sí, ganó Huracán. Eso pasó. Y la buena nueva fue para todos, o para casi todos. Para Héctor Rivoira, seguro. “Los jugadores venían negativos de la cabeza. El autoestima tiene que estar más alta. Acá veo un plantel para pelear más arriba en la tabla, pero la realidad es que estamos luchando con el descenso directo”, arrancó el Chulo.

Y así como fue natural para graficar el presente del Globo, también remarcó lo bueno y lo malo que tuvo ayer Huracán ante su ex equipo, Atlético Tucumán. “Todavía nos falta mucho, pero me quedo con el compromiso que demostraron los jugadores y sobre todo con la actitud. Lógico que hay que mejorar”, contó. Y agregó: “Nos falta trabajo de campo, en la parte física venimos bien. De a poco nos vamos a acomodar”.

Algo que tampoco dejó pasar Héctor Rivoira fue la fuerte disputa interna que hay en el vestuario, aunque muchos, jugadores sobre todo, lo niegan. “Sé que hay un run run muy fuerte y que se dicen muchas cosas durante la semana. De hecho, pasaron muchas cosas. Pero ya me voy a ir metiendo más y más”, aclaró el entrenador. Y para cerrar dejó un mensaje simple pero claro: “Yo me voy a encargar de que el vestuario camine como quiero”. Y de que también gane el Globo, ¿o no?

© Publicado por el Diario Deportivo Olé de la ciudad Autónoma de Buenos Aires el sábado 28 de Abril de 2012.

Las fotos:
  
Alejandro Quintana festejando su gol.


No lo creen. Según dijeron los jugadores de Atlético, Baliño les inclinó la cancha. Dirigió muy mal y ellos penaron. Foto: Matías Gabriel Nápoli Escalero para La  Gaceta de Tucumán.

 Indignado. "Antes del 2-0 hubo una mano clarísima; la vieron todos. El juez condicionó todo", se quejó Mosset. Foto: Matías Gabriel Nápoli Escalero para La  Gaceta de Tucumán.




Hizo lo que pudo. Barrado, que le gana a Bustos, estuvo una vez más solo en la creación. Nadie lo ayudó. Foto: Matías Gabriel Nápoli Escalero para La  Gaceta de Tucumán.


Los goles:




Las estadísticas:






Publicar un comentario