domingo, 19 de febrero de 2012

Nilda, Gendarmería Nacional y el Proyecto X... De Aguna Manera...

Garré descabezó a más de la mitad de la conducción de la Gendarmería...

  Mando. Garré había dicho ayer que investigaría qué pasó. En solo un día dio un golpe inesperado.

Fueron pasados a retiro 19 comandantes de la fuerza. Es la purga más grande de la última década. Está en duda el futuro del jefe de los gendarmes, Héctor Schenone.

Tras el escándalo por las tareas de inteligencia interna que realizó Gendarmería, la ministra Nilda Garré aceleró la purga de la cúpula de esa fuerza al pasar a retiro a nueve comandantes generales y diez comandantes mayores. En el Ministerio de Seguridad aseguraron que el recambio de más de la mitad del personal superior responde al “ciclo normal de ascensos y pases a retiro” y descartaron que los cambios hayan tenido que ver con el escándalo que se desató por el denominado Proyecto X.

También hubo cambios y pases a retiro en la Policía Federal y en la Prefectura Naval. Pero en ninguna de las otras dos fuerzas se produjeron modificaciones tan radicales en las estructuras de mando como en los Centinelas.

Al cierre de esta edición, se especulaba con que el jefe de Gendarmería, comandante general Héctor Bernabé Schenone sería reemplazado por el segundo de la fuerza, el comandante general Juan Sainz. Entre los comandantes generales desplazados se encuentran el director general de Personal, Jorge Nieto; el director general de Operaciones, Jorge Cabral; el director genera de Apoyo, Daniel Pérez.

Otro de los comandantes generales obligados a pasar a retiro sería Marcelo Martinengo, director de Inteligencia Criminal y jefe del área donde se desarrollaba el Proyecto X, una gigantesca base de datos con información personal de dirigentes sociales, sindicales y políticos que terminaba nutriendo el engranaje de espionaje interno. El propio Schenone admitió la existencia del sistema de inteligencia cuando envió al juez Norberto Oyarbide una jugosa explicación de por qué sus hombres espiaban a delegados de la empresa Kraft Food y Pepsico Snacks, entre otros dirigentes sociales.

También fueron pasados a retiro los oficiales que conducían el Servicio de Administración Financiera de la institución, encabezado por el comandante mayor Oscar Raúl Guidone. La salida de nueve comandantes generales representa la purga de más de la mitad del máximo escalafón de la fuerza.

Ayer, en el Ministerio de Seguridad se mantuvieron cautelosos y herméticos a la hora de hablar de los recambios. “La ministra Garré será quien va a dar mayor información cuando asuman los nuevos mandos, de todas maneras es algo común y ya estaba programado, no se hagan películas”, deslizó un funcionario de esa cartera.

En Prefectura sólo fueron pasados a retiro dos prefectos generales y cuatro prefectos mayores. Menos que lo previsto. Hasta ahora, en la cúpula de la vapuleada Policía Federal no habrá cambios, sólo se resolvió el pase a retiro de tres comisarios mayores. Pero sí se barrió a 24 comisarios inspectores, una suma considerable. “En simultáneo ascendieron 12 comisarios inspectores, incluyendo a la primera mujer que llegó a esa jerarquía, y 34 comisarios a comisarios Inspectores, consolidando un proceso de renovación generacional en la fuerza”, informaron en el Ministerio de Seguridad.

Anoche algunos miembros de la plana mayor de Gendarmería no sabían nada. “Son 19, es una barbaridad. La verdad es que no sé nada”, se excusó un oficial de alto rango.

“El proceso de selección que se inició en septiembre de 2011 implicó que por primera vez autoridades políticas del Ministerio participarán como observadores de los procesos de las juntas de calificaciones que realizaron cada una de las fuerzas. Esto permitió evaluar los procesos y los criterios aplicados por cada una de las instituciones”, informaron desde la cartera de Seguridad a través de un sorpresivo comunicado de prensa lleno de incógnitas que nadie quiso despejar.

© Escrito por Fernando Oz y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Como funciona el Proyecto X...

 Escudo de Gendarmería Nacional.

Cada tarde, los espías de Gendarmería Nacional llegaban a la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales, con asiento en los cuarteles que tiene la fuerza en Campo de Mayo, para elaborar los informes de inteligencia. Luego, los documentos eran enviados para su análisis y archivo en la poderosa Dirección de Inteligencia Criminal que se encuentra en el complejo del edificio Centinela.

Una vez “tamizada”, la información era volcada en una gigantesca base de datos denominada Proyecto X. Pero allí no solamente ingresaban los trabajos de inteligencia que se realizan en Centro de Reunión de Información Campo de Mayo, sino que se almacena toda la “data” que llega de todo el país.

“Cada una de las regiones –la fuerza tiene cinco– tiene su Centro de Reunión de Información. Todo eso después se envía a Buenos Aires”, reconoció a PERFIL una fuente de Gendarmería que sabe de qué se trata. El Centinela aseguró que “siempre” fueron normales las actividades de inteligencia: “Sobre todo, en casos de narcotráfico, contrabando. También se recolecta información del exterior”.

Gendarmería cuenta con tres sistemas de datos. El Sistema de Antecedentes de Gendarmería (SAG) es el más común y el que se suele utilizar en los pasos fronterizos, hasta se lo comparte con los funcionarios de Migraciones. El otro es el Sistema de Gestión Operativa (SGO), está relacionado a todas las causas judiciales que investiga Gendarmería, es un listado completo de los procedimientos realizados en todo el país. La tercera base de datos es considerada como “confidencial” y de difícil acceso, su nombre es Proyecto X.

© Escrito por Fernando Oz y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


Documentos publicados en la página -Plazademayo.com-


 
 
 

© http://www.plazademayo.com/2012/02/proyecto-x-vigilen-a-la-clase-obrera/ 
Publicar un comentario