sábado, 4 de febrero de 2012

Dispareunia: cuando el coito duele… De Alguna Manera...

 Dispareunia: cuando el coito duele…

Es más frecuente en mujeres que hombres. ¿Por qué es el gran enemigo del buen sexo?

Puede ocurrir antes o después del acto sexual y varía en su intensidad. Alcanza hasta el 50% de las mujeres con vida sexual activa, aunque sea en forma ocasional. Las consecuencias pueden ser graves, al punto tal de llegar a afectar la relación de pareja. 


Tipos de dispareunia

Primarias: cuando ocurre desde la primera relación sexual.

Secundarias
: que son después de relaciones sexuales normales, y a partir de determinada época pasan a causar disconfort en la misma.

Situacional: por ejemplo una relación totalmente inesperada sin que haya una preparación previa, o que la persona tenga un problema circunstancial que lo lleve a la falta de respuesta fisiológica. Y la forma más grave es la generalizada que es aquella persona incapaz de conseguir cualquier tipo de penetración.

Factores orgánicos: las infecciones genitales, muy frecuentes en mujeres por ejemplo por cándidas o por herpes que producen dolor. En los hombres se puede destacar la presencia de fimosis y enfermedades de testículos y próstatas. También enfermedades de herpes genital.

Causas de orden psicológicas: por dificultades en la aceptación de la sexualidad, creencias morales y religiosas muy profundas, educación represora, miedos y tabúes en relación a la vida sexual, falta de deseo con la pareja determinada, y muy comúnmente falta de información. La violencia sexual también puede ser un trauma que se manifestará a lo largo de la vida sexual.

La endometriosis que puede causar dolor pelviano, sobre todo la endometriosis profunda que puede ubicarse en el cuello del útero, o en el tabique rectovaginal y se puede asociar a fuertes dolores en el acto sexual impidiendo una vida sexual saludable suele ser una de las causas. También puede ocurrir por adherencias en el aparato genital interno, muy frecuente en mujeres con antecedentes de cirugías abdominales.

El tratamiento


Es primordial realizar un examen físico para detectar los factores orgánicos e identificar las áreas dolorosas. No se recomienda el uso de los lubricantes artificiales como vaselina u otros que hay en el mercado, porque pueden causar problemas de irritación, pero sí se recomienda el tratamiento natural de lubricación vaginal con estriol, y la correcta orientación psicológica.

© Escrito por la Doctora María Alejandra Rodríguez Zía (MN 70.787) Médica Clínica UBA / Endocrinología UBA y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el martes 31 de Enero de 2012.


http://www.medicina-biomolecular.com  

Publicar un comentario