domingo, 22 de enero de 2012

Consolidar el Frente Amplio Progresista... De Alguna Manera...

“Hoy estamos para consolidar el FAP”...

Hermes Binner admite que un acuerdo con los radicales no está entre sus prioridades. El ex gobernador de Santa Fe habla de la situación interna de su fuerza política, propone que el Gobierno llame a un consejo económico y social y, a partir del asesinato de tres militantes en Rosario, defiende la reforma policial provincial.

Hermes Binner encabezará esta semana un nuevo encuentro de la mesa nacional del Frente Amplio Progresista (FAP),

donde se discutirá la consolidación institucional de la coalición. El ex candidato presidencial afirma que la posibilidad de un acuerdo con la UCR no es la prioridad en esta etapa del FAP y no desconoce que el tema genera cortocircuitos entre sus integrantes. Aunque el FAP planteó en su plataforma avanzar hacia un sistema parlamentario, Binner descree ahora de una posible reforma constitucional. Y vuelve a insistir en la creación de un Consejo Económico y Social frente a “la cerrazón del Gobierno”. “La reforma policial lleva tiempo”, se justifica ante las críticas que desató el asesinato de tres militantes sociales en Santa Fe, donde la policía provincial está sospechada de connivencia con el delito y los violentos.

–La posibilidad de una alianza entre el PS y la UCR parecía una discusión acabada después de las elecciones, pero el tema resurgió este año. ¿Cree que se puede alcanzar un acuerdo?

–Nosotros estamos por la conformación de una coalición de fuerzas políticas para gobernar el país, no solamente para ganar una elección, porque el hecho de gobernar requiere de una amplia base de sustentación donde haya una mayor representatividad que la de un solo partido. Me parece que ésta es una visión general coincidente, pero hay etapas y la etapa del FAP es una etapa imprescindible. Tenemos un acuerdo las cinco fuerzas políticas que integramos el FAP para poder lograr un crecimiento.

–Desde un sector del socialismo se especuló con que un acuerdo con el radicalismo sería viable si triunfara en la puja interna el sector más progresista de la UCR. ¿Quién encarnaría ese sector?

–La verdad que no conozco las cuestiones internas de la UCR. Le puedo decir que en Santa Fe con la UCR hace veinte años que estamos en el Frente Progresista y nada hace suponer que no va a seguir funcionando.

–Que un socio político en Santa Fe como Mario Barletta presida ahora el Comité Nacional de la UCR, ¿facilita la posibilidad de un acuerdo?

–No, lo que nos interesa es un diálogo institucional. Lo que buscamos es coincidencias, no solamente políticas que puedan ganar una elección. Por eso le digo que a nivel de la provincia de Santa Fe no tenemos ninguna dificultad. A nivel nacional tienen que ver esta situación los responsables nacionales, y por supuesto que Barletta tiene un nivel muy importante dentro de esta discusión. Pero me parece que no es la resolución del individuo, sino de las fuerzas políticas.

–Esta semana se vuelve a reunir la mesa nacional del FAP para trazar los objetivos para este año. ¿Cuáles son?

–Hemos hecho un seminario muy importante, nos vamos a reunir en febrero en el Foro Nacional de Rosario y luego vamos a seguir haciendo seminarios y foros en distintas regiones del país. Vamos a aprovechar todo el 2012 para fortalecer este frente.

–¿En estas discusiones están presentes las candidaturas y la posibilidad de que usted encabece la lista de diputados por Santa Fe en 2013?

–No hemos hablado de candidaturas y creo que realmente eso es bueno. Estamos hoy para consolidar la herramienta política que es el FAP, que tiene un programa y equipos de trabajo que están funcionando. Es un camino necesario que debemos transitar y acá viene la otra parte: cómo le transmitimos a la gente para que entienda que hay otra forma de gobernar y de construir una fuerza política.

–Tampoco desconocen que, además de una plataforma, los candidatos son importantes a hora de pedir el voto. Además, el PS necesita consolidar su hegemonía en Santa Fe para sumar al proyecto nacional del FAP.

–No sé si hablar de hegemonía. El socialismo está trabajando con varios partidos en Santa Fe dentro del Frente Progresista y todos están alrededor en la mesa y la cuestión es respetar los acuerdos. Creo que, en el futuro, en el país vamos hacia un gobierno de coalición. La realidad es tan compleja y la crisis nadie sabe hasta cuándo la vamos a tener, todavía no se ve el final del túnel. Así que falta bastante para transitar esta crisis que es diferente a las anteriores, porque es especialmente del capital financiero pero complica a los estados y a sus economías. Por eso vemos con preocupación esta cerrazón del Gobierno.

–¿En qué sentido?

–Debatir todos los temas a través de tres o cuatro personas. Creo que es un camino incierto. Seguramente la incorporación de más gente para pensar y para hacer le haría mucho bien al Gobierno.

–¿Cómo se implementaría, teniendo en cuenta que éstas son precisamente decisiones del Gobierno?

–El ámbito es un consejo económico y social, que es un lugar en el que estén representados los trabajadores, los empresarios y la sociedad civil. Además, lo planteé a través de un proyecto en el Congreso.

–Con respecto al tema parlamentario, ¿por qué el FAP no logró unificarse en un mismo bloque en ambas cámaras del Congreso?

–Creo que es saludable que haya un interbloque como una transición hacia la constitución de un solo bloque. Tenemos que fortalecer a los partidos existentes que integran el FAP y eso fortalece la cadena.

–En los últimos tiempos se ha reavivado la discusión sobre una reforma constitucional por diversos motivos. En el programa del FAP se incluía avanzar hacia un sistema parlamentarista y eso despertó bastante revuelo. ¿Van a insistir en este tema?

–En algún momento se planteará, pero hoy por hoy lo que necesitamos y requerimos es que se cumpla con la Constitución vigente. El federalismo hoy es una letra muerta, las personas más relegadas en el país son los gobernadores. Si no rescatamos la idea de respetar la Constitución actual, qué esperanza podemos tener sobre una reforma que no sabemos cómo será.

–Uno de los planteos de quienes proponen una reforma es incorporar a la Constitución una nueva forma de reparto de la coparticipación federal.

–Si se rescatara lo que ya está pautado, antes de la ley Cavallo, el 35,6 por ciento del presupuesto debería distribuirse entre las provincias. Hoy le dan a las provincias la administración de la salud y la educación, y el Estado nacional controla la caja. Si los egipcios hubieran hecho las pirámides por la punta, ¿dónde estarían? Hay que empezar por la base, y la base son las provincias, donde se produce, se crea trabajo y riqueza. Hay que pensar el país desde otro lugar.

–El asesinato de tres militantes sociales en un barrio humilde de Santa Fe ha desatado la polémica sobre la política de seguridad provincial y las sospechas de connivencia policial con algunos sectores delictivos y violentos. ¿Por qué no han podido avanzar en una reforma policial?

–Hay una reforma en marcha pero va a llevar tiempo. Anteriormente no se exigía más que el primario para ingresar a la policía y se formaban en tres meses de instrucción para salir a la calle con un arma reglamentaria. Hoy hay que tener el secundario completo para inscribirse en la escuela de policía, y luego tres años de capacitación y formación, casi como una tecnicatura universitaria. Evidentemente tantos años de falta de atención hacia la institución policial han generado problemas.

–¿Todavía existen muchos nichos de corrupción en la policía provincial?


–Es un tema que hay que abordarlo integralmente. Fíjese que el problema que tenemos en el país es que no hay una política integradora con todas las fuerzas de seguridad, no hay un mapa común del delito. Entonces las acciones provinciales son dentro de su territorio, y nosotros hemos detectado en Venado Tuerto distintos procedimientos delictivos que venían de una ciudad de Buenos Aires.

–¿Tienen un mapa del delito provincial?


–Sí, y se va modificando continuamente.

–¿Y cuál es la principal preocupación?

–La principal preocupación es el narcotráfico, que es un problema nacional pero que influye en la provincia. Es evidente que los controles existentes no alcanzan para detener este flagelo.

© Escrito por Miguel Jorquera y publicado por el Diario Página/12 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el domingo 22 de Enero de 2012.


Internacional Socialista

En medio de las idas y vueltas por un nuevo acercamiento entre el socialismo y la UCR, el ex gobernador de Santa Fe y principal referente del Frente Amplio Progresista (FAP), Hermes Binner, coincidirá con el diputado radical Ricardo Alfonsín en la reunión del Consejo Ejecutivo de la Internacional Socialista que se desarrollará en Costa Rica. 
Ambos dirigentes viajarán a Centroamérica en representación de los dos partidos políticos argentinos miembros de la organización internacional y así volverán a cruzarse tras el frustrado intento de conformar una alianza electoral para los comicios presidenciales de octubre pasado. 
Además, Binner y Alfonsín realizarán un pedido para que la IS respalde el reclamo de soberanía argentina sobre las islas Malvinas.


© Publicado por el Diario Página/12 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el domingo 22 de Enero de 2012.
Publicar un comentario