domingo, 1 de enero de 2012

CFK, Un doble impacto... De Alguna Manera...

Un doble impacto…
 
Cómo fue el paso a paso médico de Cristina. Del shock a la acción y el comunicado oficial. Sus guardianes políticos.

Cristina Fernández de Kirchner llegó a Diagnóstico Maipú, un centro médico de primer nivel, a las 8 de la mañana del jueves 22 de diciembre. Estaba de buen humor. Había concurrido a ese mismo lugar hacía unos dos meses. En esa ocasión debió hacerlo para una serie de radiografías, a los fines de descartar una fractura como consecuencia de una caída que sufrió en la Residencia de Olivos.

Ese jueves 22, la Presidenta estuvo acompañada por el Dr. Luis Buonomo, jefe de la Unidad Médica Presidencial, y por su segundo, el Dr. Marcelo Ballesteros. La razón que motivó la presencia de Fernández de Kirchner en ese instituto de diagnóstico fue la necesidad de descartar o confirmar la existencia de un nódulo tiroideo. El procedimiento que se siguió fue simple y rápido: primero se le realizó una ecografía de la tiroides, cuyo resultado confirmó la existencia de un nódulo en el lóbulo derecho de la glándula; luego, ya con esa confirmación, se le efectuó una punción biopsia. El médico a cargo de la ecografía y de la punción fue el Dr. Alejandro Boroda. Una vez completada la punción y obtenidas las muestras de tejido tiroideo, la Presidenta se retiró a la Quinta de Olivos en donde aguardó los resultados del estudio histoanatomopatológico, que estuvo a cargo del Dr. Julio Sanmartino y de la Dra. Liliana Ballsells.

El resultado no dejó dudas: Fernández de Kirchner padecía un carcinoma papilar de tiroides. Con el resultado ya en la mano, los doctores Buonomo y Ballesteros decidieron llamar al prestigioso cirujano Dr. Pedro Saco, jefe de la sección cabeza y cuello del Instituto de Oncología Angel Roffo, dependiente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Una vez reunidos y hechas las consultas referidas al tratamiento a seguir y el pronóstico de la enfermedad, procedieron a comunicarle la mala nueva a la Presidenta quien, por unos minutos, quedó shockeada. En ese mismo momento se le hizo saber, además, el plan a ejecutar: operación el 4 de enero próximo, permanencia en el Hospital Universitario Austral por tres días y luego una fase de recuperación de unas tres semanas. Obtenido el consentimiento de la paciente, el Doctor Saco ordenó una tomografía corpórea para evaluar la existencia o no de ganglios que pudieran estar invadidos por las células neoplásicas, así como también la presencia o no de metástasis. Este estudio se realizó el martes 27 por la mañana y su resultado fue negativo; es decir, que no se encontraron evidencias de diseminación del tumor.

El cáncer de tiroides tiene una incidencia mayor en las mujeres. Hay distintos tipos de tumores tiroideos, pero los más comunes son: el carcinoma papilar y el carcinoma folicular. De los dos, el de mejor pronóstico es el papilar. A esos fines, es muy importante el estadio evolutivo en el que se encuentra el tumor, el cual depende de la existencia o no de células cancerosas en los ganglios linfáticos de la zona y de la presencia o no de metástasis. Eso es lo que evalúa la clasificación TNM (tumor; nódulo; metástasis). Un tumor sin nódulos y sin metástasis conlleva un pronóstico muy bueno. Esta es la situación en la que se haya la Presidenta según lo consignó el comunicado oficial leído en la noche del martes por Alfredo Scoccimarro. El carcinoma papilar es un tumor de histología maligna pero de evolución benigna.

El impacto político de la noticia fue y sigue siendo mayúsculo. Es la demostración, una vez más, de que la salud de un presidente es un dato político de primera magnitud que, por ende, debe ser considerado como una cuestión de Estado. Cristina Fernández de Kirchner tendrá que delegar el mando en Amado Boudou. Como ha ocurrido también en muchas ocasiones en la historia de la Argentina, una vez más el vicepresidente está llamado a ocupar el primer plano de la escena política. Consciente de ello, y para que por las dudas no se confunda, la Presidenta le marcó la cancha. “Guarda con lo que hacés”, fue la expresión con la que le indicó claramente a Boudou que su función habrá de ser la de cumplir órdenes. Lo estarán monitoreando de cerca Guillermo Moreno, Carlos Zannini, Máximo Kirchner y Héctor Icazuriaga, con todo el peso de la SIDE.

A la Presidenta se la vio muy bien en el acto de firma de acuerdos de desendeudamiento con las provincias, que marcó su reaparición pública luego del anuncio de su enfermedad. En ese acto no pasó como algo inadvertido la ausencia de cualquier mención de agradecimiento a la oposición que, justo es decirlo, cerró filas detrás de la jefa de Estado expresándole su apoyo y deseos de pronta recuperación. Esta actitud es la confirmación de que, si alguien esperaba un cambio de estilo en la forma de ejercer el poder por parte de Fernández de Kirchner, se equivocó de medio a medio. Lo mismo se puede decir de la relación –en verdad, la no relación– con Hugo Moyano. Dos fuentes confirmaron que el secretario general de la Confederación General del Trabajo se conmovió al conocer la enfermedad de la Presidenta y que la llamó, obteniendo como única respuesta el silencio.

En medio de este cuadro, irrumpió, una vez más, la crisis en Santa Cruz, motivada por un proyecto de ley destinado a implementar un recorte significativo en los haberes y las condiciones de las jubilaciones estatales y otro de emergencia económica. En buen romance, esto es un ajuste. Los hechos de violencia que se produjeron el jueves último desencadenaron una crisis política de proporciones que ha puesto en jaque al gobernador Daniel Peralta a tan sólo veinte días de la asunción. “Esto es consecuencia de una movida de integrantes de La Cámpora que, respondiendo a órdenes que vienen desde lo alto del poder, han adoptado una actitud que afecta directamente a Peralta al que, por lo pronto, le han vaciado el gobierno y a quien no sería raro que quisieran forzarlo a renunciar para facilitar el ascenso político de Matías Bezi y Mauricio Gómez Bull”, confiesa un legislador del Frente para la Victoria de la provincia.

Parafraseando el tango de Gardel y Lepera, bien podría decirse que este es el pasado que vuelve a encontrarse con la vida. ¿Será ese el destino de la Argentina?

Producción periodística: Guido Baistrocchi.

© Escrito por el Doctor Nelson Castro y publicado por el Diario Perfil de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el viernes 30 de Diciembre de 2011.
Publicar un comentario